Los Ayuntamientos del Valle Ayora- Cofrentes impulsan un curso sobre montaje y mantenimiento de instalaciones solares fotovoltaicas
Leer más
Un Sporting mermado por las bajas no mereció perder en la Nueva Rambleta
Leer más
Hoy se publica en el DOGV el uso de mascarillas y entra en vigor reuniones de seis personas en el espacio público y dos grupos en casa
Leer más

Reflexiones de Izquierda Unida de Requena sobre el inicio de expediente de contratación de los servicios del Centro de Día y  la Recogida de basuras, del Pleno del pasado jueves.

 

Requena (15/07/19) Izquierda Unida Requena

En el pasado Pleno ordinario del Ayuntamiento de Requena, del 11 de julio, fueron aprobados por unanimidad el inicio del expediente de contratación del servicio de “Gestión integral del Centro de Día para personas mayores dependientes en Requena”, y el inicio del expediente de contratación del “Servicio de Recogida y Transporte de Residuos de Requena”. Con la nueva ley de contratación, estos servicios podrán adjudicarse por cuatro años, más una sola prórroga de un año. En Izquierda Unida de Requena nos llama la atención que la “fórmula mágica” de Requena Participa (Podemos) en la anterior legislatura, proponiendo la adjudicación del servicio del agua potable a cuatro años, para evitar el abuso de un contrato a treinta años, en realidad solo hacia uso de la nueva ley de contratación. Pero del tema del agua ya hablaremos en otra ocasión…

En la pasada campaña electoral a las municipales, ya estuvimos interrogando al actual alcalde Mario Sánchez sobre la gestión del Centro de Día en el caso de que volviera a ganar las elecciones. En ningún momento obtuvimos respuesta sobre si la subvención concedida por la Generalitat iba a destinarse para una gestión directa desde el Ayuntamiento o la Conselleria, o si ese dinero público iba a servir para pagar los servicios de empresas privadas. Desde Izquierda Unida de Requena teníamos claro que la actuación del nuevo equipo de gobierno socialista iba a seguir en línea con su política de externalizaciones o privatizaciones de la gestión de los servicios públicos municipales. En este caso no ha sido diferente con la gestión del Centro de Día. Nos congratulamos de que por fin se vaya a poner en marcha el Centro de Día y que nuestros mayores puedan disponer de servicios médicos, de enfermería, psicológicos, de animación sociocultural, etc., que les ayuden a tener una mayor calidad de vida. Pero en este punto hacemos una reflexión desde la Izquierda política: ¿es más eficiente y de mejor calidad un servicio realizado por empresas privadas, o sería mejor con personal contratado por la administración local o autonómica?…

Sin poner en duda la profesionalidad de las personas que trabajan en la empresa privada, el hecho de que la gestión de un servicio público sea realizada por la administración pública supone diferencias importantes con respecto a la gestión privada:

1) El ahorro en el coste del servicio, pues el pago a una empresa privada ha de incluir el pago del IVA, no así cuando el Ayuntamiento gestiona directamente el servicio; a eso habría que añadir el legítimo margen de beneficios, sobre el coste del servicio, que toda empresa privada lógicamente buscaría;

2) La posibilidad de crear bolsas de empleo público, pues la empresa privada dispone de su propio personal;

3) La capacidad de hacer frente a necesidades imprevistas, pues solo lo que figura en el contrato de concesión es lo que la empresa está obligada a cumplir;

4) La posibilidad que tiene el ciudadano de poner directamente una reclamación sobre un servicio inadecuado, ya que el titular y el ejecutor del servicio son la misma Administración Local.

5) La posibilidad de retroalimentación a partir de las demandas de los ciudadanos, en un claro proceso de Participación Ciudadana.

6) La creación de Consejos Sectoriales para la mejora de los servicios públicos.

7) También podemos pensar en los derechos laborales de los trabajadores y en las propuestas que éstos puedan hacer para mejorar el servicio…

Esto solo por citar algunas de las ventajas de la gestión directa de los servicios públicos del Ayuntamiento, que podríamos resumir en cuatro puntos: ahorro, capacidad de adaptación a las necesidades del servicio, participación ciudadana y derechos laborales.

La externalización (privatización) de la gestión de los servicios públicos es una constante del PSOE allí donde ha gobernado, algo paradójico para una formación que se dice de izquierdas. En el caso del PSOE de Requena, la privatización de la gestión de los servicios públicos municipales está tan asumida que ni siquiera en su programa electoral defiende la municipalización de estos servicios, cosa que sí hacen otras formaciones amigas (léase Podemos-Requena), que para justificar su apoyo a las iniciativas socialistas tienen que ponerse a hacer cábalas y circunloquios verbales que apacigüen a sus votantes, cuando no acuden a su ya socorrido mantra del “no se puede” (municipalizar servicios)…

Antes de ponernos a señalar con el conocido adjetivo de “neoliberal” a las políticas que presuntamente realiza en Requena el equipo de gobierno socialista en materia de servicios públicos municipales, vamos a analizar qué significa esta palabra. El neoliberalismo defiende una disolución de las estructuras de gobierno que limiten o controlen la actuación de la iniciativa privada; por eso cuando hablamos de neoliberalismo en una gestión de servicios públicos nos estamos refiriendo a la marginación del control de la administración pública y de su concepto de “bienestar social”, para dar paso a las leyes del mercado, donde el Ayuntamiento adjudica el servicio al mejor postor, el que ofrece una mayor relación calidad/precio, como si el Ayuntamiento fuera un cliente potencial más dentro de la cartera de clientes de las empresas que concurren a la adjudicación del servicio público; (hay que precisar que en este caso la empresa que ofrece más al menor precio no es generalmente la adjudicataria, pues ha de quedar dentro de un rango establecido por una ecuación matemática, en donde las “bajas temerarias” suponen la descalificación de la empresa concurrente). Pero nuestro planteamiento no se centra en el comportamiento de las empresas que concurren sino en los políticos que sacan a licitación un servicio público municipal.

¿Por qué un equipo de gobierno perteneciente a un partido, como el PSOE, que presume de ser el abanderado de la Izquierda (“Somos la Izquierda”, ese ha sido su lema electoral), no ve más solución que sacar a licitación la gestión de los servicios públicos municipales (ahora el Centro de Día y la Recogida de basuras, mañana el Agua potable)?…

Por una razón muy simple, que implementa todavía esa noción de “neoliberal” y que convierte a los vecinos de Requena en “neoliberales” aun a su pesar y sin que se den cuenta de ello: la idea de que lo único que importa es lo “bueno, bonito y barato”, que los servicios funcionen y que con ellos supuestamente se mejore la calidad de vida de los vecinos. Pero ese lema es más propio de una empresa privada: un Ayuntamiento no es solo una agencia de obras y servicios, es mucho más, representa a toda la ciudadanía y debe promocionar no solo el bienestar de los ciudadanos sino especialmente su convivencia cívica y participativa.

Cuando un ciudadano se preocupa solo de la calidad del servicio que recibe, sin reclamar su derecho a disponer de un servicio de calidad por el hecho de ser un vecino del Municipio, y piensa eso de que “yo también pago impuestos” (como si los impuestos que uno paga cubrieran todos los gastos de los servicios que recibe por parte del Ayuntamiento), se convierte en un “cliente” del Ayuntamiento, en un “cliente” del alcalde de turno, y deja de ser un ciudadano, y como “cliente” de un partido político y su representante, le piden su voto cada cuatro años (y después lo engañan con promesas y con bonitas edificaciones o “cuentas de vidrio” durante los cuatro años de mandato siguientes). Y a lo mejor tiene suerte y arreglan su calle… pero la calle tendría que estar arreglada de todas formas, aunque votara a otro partido o decidiera no votar.

Confiando en la circunstancia de que los vecinos ya han dejado de ser “ciudadanos” y han pasado a ser “clientes”, los políticos “neoliberales” que nos gobiernan en el Ayuntamiento de Requena -no hace falta aquí citar a los partidos de derechas, PP, PRyA y C´s, que lo del neoliberalismo ya va de suyo y en todo caso están en la oposición-, los actuales gobernantes socialistas, han basado su éxito electoral en el cumplimiento metódico de sus puntos programáticos, como una serie de productos de su buen surtido escaparate… Son jóvenes, son listos, son guapos, salen bien en la foto, se saben vender, cuidan el marketing, y encima nos hacen creer que antes que llegaran ellos existía el caos… Todo a un módico precio. Por lo menos les honra que no pretendan vender aquello que no poseen, como es el municipalismo, el gobierno con el pueblo… En una situación muy distinta se encuentran sus otrora guardia pretoriana, ahora solo pajes de Mario Sánchez, los Podemos de Requena, que no sabemos como podrán superar su esquizofrenia, defendiendo la gestión municipal, pero apoyando las privatizaciones, y encima bendiciendo esa forma de gobernar al aceptar delegaciones de Concejalía… Que les sea leve…

Desde Izquierda Unida de Requena, partido que actualmente no tiene presencia en la Corporación Municipal, queremos expresar nuestro rechazo a la política “neoliberal” del actual gobierno municipal, y nos sentimos preocupados por el tono mercantil que está invadiendo nuestra política municipal. Los requenenses hemos de recuperar el espacio público de una manera real, no solo recibiendo servicios a cambio de nuestros impuestos y nuestros votos. Estamos convirtiéndonos en “clientes” de nuestros gobernantes locales, un grupo de personas nada desdeñable, pero que demostrarían su talento y su ambición con el mismo énfasis dentro del sector privado. La política se está profesionalizando, eso ya lo hemos visto a otros niveles, pero ahora queda claro a nivel municipal… Para trabajar como técnico en un Ayuntamiento, hay que estudiar mucho y superar unas duras oposiciones; y luego, tras unos años, tal vez la acumulación de trienios haga posible que se pueda disfrutar de una nómina suculenta… Un político no es un técnico municipal, sino el puente que une a la ciudadanía con los servicios técnicos del Ayuntamiento, para que éstos busquen soluciones a los problemas planteados; de este modo el municipio lo construimos entre todos… Un político no ha de venir a colocarse en la Administración como un funcionario más, pero trabajando menos y cobrando todo lo que le permita la ley, ya que él mismo fijará su salario. Si quieres colocarte en la Administración has de estar preparado y superar unas oposiciones. Pero, si formas parte de un partido conocido y tienes carisma, y eres guapo e inteligente, y sales bien en la foto, y no te importa machacar a quien sea… a lo mejor dispones de un atajo para llegar al mismo sitio… Seguimos…

Comparte: “Seguimos”… Privatizando Servicios Públicos (o la captación de clientes como alternativa política)