Abierto el plazo para solicitar el Programa de Apoyo a Familia e Infancia en período estival 2021
Leer más
Suerte para en CD Utiel que juega esta tarde el primer partido de la promoción
Leer más
No pudo ser: el Castellón “B” se impuso al C.D. Utiel en la Celadilla por 1-2
Leer más

Requena (01/12/18) The Pink World from Requena // Aymara Carrascosa. (Fotos :Telecinco)

La pasada semana saltaba la noticia: La asistenta del hogar de María Teresa Campos había interpuesto una demanda contra la presentadora por haberla despedido mientras estaba de vacaciones en Perú.

María, a la que conocimos gracias a la primera entrega del reality de ‘Las Campos’, y cuyo trato por parte de la presentadora generó numerosas críticas en las redes sociales.

María consideraba a Teresa más que una jefa… una madre. En uno de los programas  Terelu declaraba: «María ha sido la gran compañera de mi madre, su confidente, la que conoce sus sentimientos, la que baja por la escalera y sabe si está contenta, ha dormido bien… lo ve a un kilómetro”

María Silva aseguraba que el pasado mes de septiembre, la matriarca del clan televisivo decidió prescindir de ella mientras disfrutaba de sus vacaciones en Perú. Lo habría hecho con un mensaje en tono despectivo asegurando que no le importaba que se quedara allí.

“Me escribió un Whatsapp indignada en el que decía que por ella podía quedarme en Perú”.

Según ha relatado, tras acompañar a María Teresa durante sus vacaciones en Málaga, se marchó a disfrutar de las suyas a su país. Tenía billete de ida para del 8 de agosto y de regreso el 8 de septiembre, y estaba acordado con su jefa su mes de vacaciones. Parece ser que la presentadora pretendía que se incorporara un par de días antes, pero no podía por la distancia, y porque el billete no ofrecía posibilidad de cambio.

«Yo tenía el billete para dos días después de que me llamara. Si ella consideró que me tomaba más días de los que me correspondían, podía habérmelo descontado o trabajar más días, pero me dolió muchísimo esa actitud tan injusta, cuando yo le he tenido tanto respeto y se portó tan bien conmigo durante 15 años»

La empleada de María Teresa relata que ha recibido una carta, en la que se especifica que ella ha renunciado a su trabajo, cuando no es verdad. Hecho por el que ha decidido emprender medidas legales contra la matriarca de las Campos. Asegura que lo único que pide es una indemnización por los años trabajados. Cifra que según los cálculos de su abogado ascendería a los 10.000 euros.

«María Teresa no quiere reconocer que he sido despedida y sólo pido que me indemnicen por los años trabajados. Mi abogado calcula que unos 10.000 euros, pero de momento, el abogado de María Teresa se ha negado».

Este fin de semana sido Carmen Borrego se pronunciaba sobre el tema «mi madre no está preocupada porque sabe que todo es una estrategia. Esta mujer ha trabajado quince años en casa de mi madre. El pasado verano estuvo con ella en su casa de Málaga y se llevó a su hijo. De ahí se fue el 4 de agosto a Perú. Fíjate cómo la quería mi madre que hasta le dio 500 euros para sus gastos de viaje”.

Al finalizar las vacaciones de verano, y según la versión de Borrego, María no se presentó a trabajar. “Cambió de número de teléfono, nos bloqueó a todos en Facebook”. Viendo que no podían contactar con ella, el 12 de septiembre le mandaron un burofax “para decirle que seguíamos esperándola y que cuándo pensaba reincorporarse al trabajo. No ha contestado. Nosotras no hemos despedido a nadie”, añadía.

La hija mayor de María afirma: “Tenía un plan. Hemos visto que se había llevado todo de su habitación. No tenía previsto volver. Y ahora quiere dinero”.

La versión de María Teresa mediante unas declaraciones en exclusivas a la revista ‘Diez Minutos’, es de asombro. Ha manifestado que su asistenta no se presentó el día 6 a trabajar, como se había convenido.

Campos niega el despido improcedente y añade que a la gente que trabaja con ella es de su total confianza. Como ejemplo pone a Sonsoles, su asistente personal, que lleva 20 años a su lado, y a Gustavo, su chófer, que está trabajando para ella desde hace 30 años.

Muestra su disgusto porque ahora le pide una indemnización. Dice sentirse decepcionada, y que nunca se lo habría esperado de una persona por la que hubiese puesto la mano en el fuego. Además añade que es un tema que llevan sus abogados y que confía en que la Justicia le dé la razón.

Comparte: ¡Cómo esta el servicio…!