La Asociación de Jubilados y Pensionistas de Ayora reabre sus puertas el viernes 25 de junio
Leer más
Llega a Cofrentes CONFLUENTUM MUSIC 2021, una serie de tres cursos de perfeccionamiento musical en trombón, trompa y trompeta
Leer más
La banda juvenil de Jalance celebrará su audición de fin de curso este sábado 26 de junio
Leer más

EL OBSERVATORIO DEL TEJO / JULIÁN SÁNCHEZ

Mediante la tradicional fotografía de los principales candidatos sonrientes ante sus carteles electorales, comenzó a la media noche del pasado jueves día 7 el nuevo “carrusel electoral” que abre la puerta a argucias y debates, tratando de conquistar el destino electoral del voto dubitativo, manteniendo, al tiempo, la fidelidad del propio. Las ofertas devienen variadas e intensas, ahora lo único que resta es la definitiva captación de la voluntad del votante y de eso depende, y mucho, la capacidad comunicativa y de convicción de los distintos candidatos, durante toda una más que emocionante e intensa campaña electoral. Solamente estamos en el comienzo.

En principio, y en líneas generales, hemos experimentado la grata sorpresa de levantarnos el día 8 y comprobar, hecho sin precedentes en todo nuestro actual periodo democrático, el extraordinario respeto al contexto medioambiental de nuestra ciudad y resto de municipio. Se ha respetado la arboleda en su totalidad por vez primera, y la cartelería ha sido discreta y, hasta me atrevería decir, que un tanto estética, colocada cuidadosa y laboriosamente sobre farolas y otros elementos similares del mobiliario urbano, así como sobre los lugares estratégicos habilitados democráticamente al efecto. Mis felicitaciones a todos y cada uno de los grupos políticos participantes, por este formidable detalle que comienza a hablar bien de las intenciones de todos ellos con respecto a su futura actuación municipal, caso de que consiguieran la anhelada habilitación del poder mediante la voluntad ciudadana.

La confluencia quedó definida. Junto con los ya clásicos del tripartidismo tradicional local – PP, PSOE e IU -, irrumpen por primera vez en la historia democrática requenense otras formaciones de nuevo cuño, dos de ellas emergentes y muy de moda en el actual panorama político nacional, tal y como podemos considerar a Ciudadanos y Requena Participa, aunque ésta última formación acuda a la convocatoria, por imperativo superior, adoptando esta denominación más autóctona, pero siempre avalada por la marca nacional Podemos. Junto a éstas dos se sitúa la sexta formación, esta última de denominación de origen propio Requena y Aldeas la cual viene a centrar su ámbito de actuación únicamente al municipio o, como su propia nomenclatura indica, a nuestra ciudad y sus aldeas, dejando el tema autonómico al personal criterio de sus votantes.

En principio, la lucha y los debates directos ante la ciudadanía, en esta ocasión va a presentarse en condiciones de una igualdad inusitada. Entiéndaseme cuando expreso el vocablo “igualdad”, porque en este caso me refiero a que las formaciones representantes del denominado “bipartidismo”, no van a poder ofrecer como señuelo al votante realizaciones faraónicas, ni inversiones espectaculares en el municipio (luego venía lo que venía) habida cuenta que, en primer lugar, la Generalitat Valenciana no dispone más que de deudas para poder ofrecer y esta mercancía supongo que no la pretenderá nadie En segundo lugar la Excma. Diputación ya vemos el “merdel” que arrastra y lo que todavía pueda salir de allí, su desaparición sería una muy buena noticia para el votante en general. Y, en último lugar, con el panorama que las últimas encuestas ofrecen al efecto, en nuestra Comunidad es muy aventurado avanzar quienes y como se va a gobernar a partir del próximo día 25 de mayo, habida cuenta que al Partido Popular se le vislumbra un devastador derrumbe, pero, que todavía podría mantener el poder si, en el escenario de su horquilla alta (33-35 diputados), lograra alcanzar un pacto con Ciudadanos (16 diputados), frente a un hipotético tripartito de izquierdas conformado por PSPV-PSOE, Podemos y Compromís, con entre 48 y 50 escaños. Unas cifras muy reñidas estas, en las que será decisivo el voto indeciso no declarado.

Si el PP desea al apoyo de Ciudadanos, deberá de someterse irremisiblemente a la voluntad expresada hasta la saciedad por su principal valedor Albert Rivera: Regeneración democrática, eliminación de corruptos, reforma de la ley electoral, desaparición de diputaciones y duplicidades administrativas, etc. De otro modo no veo a C’s validando el poder de los populares, habida cuenta que sería firmar su propia acta de defunción.

La armonización del supuesto tripartido de izquierdas ya se me antoja un tanto más compleja. Consolidar un programa de gobierno sin fisuras, vistos los antecedentes y relaciones en algunos de ellos no va a resultar nada fácil y su culminación en los cuatro años de legislatura sin vaivenes ni tormentas sería en exceso optimista. Pero eso ya queda para el ejercicio de la especulación de cada cual.

Lo cierto viene a ser que la distancia entre ambos supuestos bloques postelectorales va a establecerse con muy poco margen. En consecuencia, la hipotética unión llevada a cabo entre PP y C’s sumarían entre 49 y 51 escaños, según indican las actuales encuestas y, en cuanto al tripartito conformado por PSPV-PSOE, Podemos y Compromís, llegarían a una horquilla entre 48 y 50 escaños, tal y como anteriormente expresamos. Consecuentemente el voto indeciso va a decantar indefectiblemente el próximo gobierno en nuestra Comunidad, de una forma u otra, la situación no va a ser la misma a partir del próximo 25 de mayo, ni mucho menos.

Concluiré volviendo a hacer referencia a nuestro panorama local. He podido comprobar de primera mano mucha ilusión en las formaciones políticas locales, un nivel de compromiso ante el ciudadano observado en contexto general inusitado hasta el momento. Existe voluntad y empeño de emprender un nuevo camino mediante el común objetivo de sacar a nuestro municipio de su actual impase, y van a tener, los que sean designados por la ciudadanía para ejercer las facultades de administración y gobierno de nuestro principal patrimonio público, todo un periodo de cuatro años para demostrar la plasmación de esa voluntad en realidades de efectividad y progreso para el municipio entero.

Que no se olviden de los propósitos que hoy irradian. El próximo día 25 de mayo comienza una carrera de fondo que hay que dosificar mediante el objetivo común de que se pueda concluir con efectividad y acierto. No vale dejar las cosas para el final, simplemente porque no da tiempo a realizarlas. Las tareas comienzan el propio lunes 25 de mayo y concluyen aproximadamente cuatro años después. Que tengan todos clara la idea de que los munícipes no son dueños de la voluntad del ciudadano, sino únicamente sus ejecutores y que en cualquier momento, cualquier ciudadano/a puede reconvenirles el alejamiento de lo prometido ante los correspondientes receptáculos electorales. Que al Ayuntamiento se va a servir, no a mandar. Y que la política no se ejecuta únicamente mediante la presencia física en los despachos, eso debe quedar para técnicos y administrativos. La política del munícipe se ejerce principalmente en la calle que es el “despacho” de todos, la casa en donde todos convivimos y tal y como mantengamos la calle podremos mostrar a propios y extraños como y que acogedora  es nuestra casa.

Que las voluntades que estamos observando en estos ilusionantes momentos sigan intactas durante todo un cuatrienio que se presenta pleno de incertidumbre y esperanza; Requena siempre por delante de cualquier apetencia personal o partidista. El próximo día 24 habrán de ser las urnas quienes ofrezcan su inapelable veredicto, hasta entonces, suerte a todos y “que Dios reparta suerte”.

Julián Sánchez

Comparte: El carrusel electoral