Requena, Utiel y Ayora se preparan como puntos de vacunación masiva
Leer más
Vecinos de Requena aseguran que  la Procesionaria es abundante en pinares del casco urbano
Leer más
Las mujeres de Villargordo del Cabriel reivindicarán su trabajo elaborando un vídeo
Leer más

LA BITÁCORA DE BRAUDEL / Por JCPG

Habiendo convenido que la democracia es pluralismo, libertades y respeto mutuo dentro de un marco legal legitimado por el mismo pueblo de forma impecablemente democrática, ¿cómo entender la creciente islamofobia hispana y europea? Es ingenuo pensar que la democracia está vacunada contra los fenómenos de exclusión. No hay más que pensar un poco en la democracia suiza, capaz de crear unos filtros tan extraordinarios que excluye al extranjero; siempre, con métodos impecablemente democráticos: el plebiscito.

El tema es viejo en España; vuelve ahora a propósito del incierto futuro de la plaza Monumental de Barcelona: un coso taurino, desprovisto de esta dedicación por el nacionalismo, podría convertirse en una gran mezquita. En el núcleo de Barcelona, en un escenario de arte neomudéjar, un templo islámico. En medio, resuenan las palabras del ministro del Interior, vaticinando la conversión de Cataluña en epicentro del yihadismo islámico en caso de su independencia; en medio, también el progreso del Ejército Islámico de Irak y Levante en la maltratada Mesopotamia, cometiendo atroces crímenes contra todo tipo de convivencia y tolerancia, especialmente contra sus hermanos chiíes. Resuenan en los oídos la pseudo-historiografía anti-islámica de las últimas décadas españolas, empeñada en ver el nervio de España en la exclusión de las religiones semíticas en bien de un Cristianismo romano convertido en verdad única. Existe un movimiento en muchos países europeos en contra del Islam, a veces de una manera más o menos suave, otras de manera más violenta. Hay que recordar que el atentado en Escandinavia (2011) contra los jóvenes socialistas cometido por Breivik, parece estar relacionado con el rechazo al multiculturalismo y la inclusión social, en un régimen democrático, de todos sus ciudadanos. La extrema derecha española, que parece estancada electoralmente desde hace años, también tiene su propio lenguaje e iconografía.

Propaganda electoral de FEJONS para 25-M.

En este cartel de la carcomida Falange puede verse que sus lemas remiten al trabajo (más bien a su ausencia) y a la patria esencialista. En ambos casos, se trata de un robo: tanto la falta de trabajo como la desnaturalización de la patria son hechos propiciados por lo extranjero. La inmigración convertida en fuente del mal.

¿Se imaginan las plazas de toros de Utiel o de Requena convertidas en centros islámicos? ¿La actitud sería la misma si en ellas se albergasen centros religiosos judíos? Seguramente a muchos les aparecería en su mente una respuesta matizada en el segundo caso. Para el tema islámico pronto surgirían imágenes como esta:

Mujeres con velo.

En el caso de la pregunta sobre el judaísmo, muchos, repletos de prejuicios que creen auténtica ideología, dirían que no porque asimilan judaísmo con Israel. Para mucha gente, como para muchos grupos políticos y medios de comunicación muy influyentes, Israel es un bloque compacto que se identifica con agresión a los palestinos, sin matices, sin analizar circunstancias y problemáticas. Ahora se está naturalizando de nuevo al sefaradismo. Quizás habrá que empezar un día a saldar cuentas con los moriscos; me temo que esto tardará algo más.

Estas preguntas serían interminables. Porque el nacionalismo, la nueva religión del siglo, pretende también conseguir una sociedad uniforme, sin grandes diferencias en las mentes y las lenguas. ¿Se aceptará por fin que nuestro país es una sociedad multiforme y compleja? ¿Se optará por una limpieza cultural para imponer una sola lengua y una sola cultura?  No ha mucho que un partidario del nacionalismo vasco pronunció esta frase en la tele: “Los vascos somos una de las etnias más antiguas de Europa”;bueno, si no dijo esto textualmente, casi fue así. Y recordaremos a es consejera del Gobierno Vasco asimilando el término inmigrante no sólo al africano sino al andaluz, castellano o procedente de cualquier territorio de España. Desde luego, da espanto lo que algunos pueden pensar (menos mal que no hacer) cuando dicen tales cosas.

En Los Ruices, a 25 de junio de 2014.

Comparte: Asombros y Rechazos