Requena actualiza su protocolo anti COVID-19 para eventos públicos
Leer más
El Ayuntamiento de Camporrobles ha iniciado la fase de diagnóstico del PUAM, para redactar su Plan Urbano de Actuación Municipal
Leer más
La Unidad Móvil Agrícola en nuestras poblaciones a partir de mañana día 28
Leer más
  • Los alcaldes de los municipios afectados muestran su malestar por el incumplimiento del plan presentado por Fomento hace un año.

  • La modernización de la C-3 se retrasa al tener que rehacerse los proyectos.

Requena (24/12/18) Fuente Lasprovincias.es //Isabel Domingo

Volver a empezar. Es la sensación que tienen los alcaldes de los once municipios por los que discurre la línea de C-3 de Cercanías (Xirivella, Aldaia, Alaquàs, Ribarroja, Loriguilla, Cheste, Chiva, Buñol, Siete Aguas, Requena y Utiel, además de Camporrobles) tras su última reunión en Madrid con el Ministerio de Fomento.

Porque el proyecto de modernización de esta línea regresa a la casilla de salida a pesar de figurar en el Plan de Cercanías presentado hace un año por Fomento y de tener consignados sobre el papel casi 305 millones para la duplicación y renovación de la vía y la electrificación del trazado.

El primer jarro de agua fría llegó en abril con los Presupuestos del Estado de 2018, que no recogió ningún euro para los proyectos. Los alcaldes protestaron y, con el cambio de gobierno en junio, esperaron a la convocatoria de la primera reunión de la comisión de seguimiento del Plan de Cercanías entre la Generalitat y el Gobierno, celebrada a comienzos de este mes. La visita del secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, trajo la promesa de dar celeridad a los proyectos de la C-3 pero poco más, ya que los compromisos se centraron en el tren de la costa.

Ahora, tras el encuentro en Madrid, han conocido que el proyecto de electrificación de la C-3 tendrá que rehacerse por completo para adaptarlo a las nuevas normativas y porque algunos procedimientos han caducado, como ya sucedió con el estudio informativo del túnel pasante, lo que implicará un nuevo retraso en la modernización. Un aspecto que también confirmaron fuentes de Adif, que especificaron que el proyecto, con una inversión de 36,3 millones, «se encuentra actualmente en fase de planificación».

«Nos hemos encontrado la desagradable sorpresa de que aquello que pensábamos que era inmediato no lo es tanto», explicó la alcaldesa de Alaquàs, Elvira García, una de las asistentes a la reunión con Fomento y Adif. Recordó que el proyecto estaba en marcha desde 2006 y «se tiene que reiniciar».

García también lamentó las «inexactitudes» del anterior equipo ministerial. «Para entrar a la estación del Norte, y evitar el paso por Fuente de San Luis, no sólo hace falta la electrificación sino que ha de acceder por túnel y no está hecho», detalló. «Nos sentimos decepcionados porque nos tendrían que haber dicho las cosas claras cuando se presentó el plan», criticó la alcaldesa en referencia al acto en el que se hizo público el nuevo Plan de Cercanías en diciembre de 2017.
Licitaciones pendientes
No es la única crítica pues Elvira García también resalta el estado «obsoleto» de la C-3 en cuanto a frecuencias y convoyes. «El deterioro ha sido constante», dijo. Y es que, a pesar de que la línea regresó a la estación del Norte en julio de 2016 (desde 2008 los trenes se detenían en la terminal de San Isidro), los datos no acompañan pues se han perdido 6.000 pasajeros y el tiempo de viaje se ha incrementado en casi veinte minutos.

«No entendemos cómo el PP no hizo nada en ese tiempo para evitar que volviéramos al principio», lamentó el presidente de la comisión de Movilidad de la Mancomunidad Horta Sud, Michel Montaner. «Estamos muy decepcionados porque no había voluntad política del anterior equipo de Fomento por mejorar la C-3», criticó.

Mientras se rehace el plan de electrificación, Fomento tiene previsto licitar en 2019 la redacción de los proyectos para renovar y duplicar la vía entre San Isidro y Buñol y para cambiar y electrificar el tramo Buñol-Utiel.

Comparte: Volver a empezar, el proyecto de modernización de la C3 regresa a la casilla de salida