El PRyA lamenta el retraso en el pago de las subvenciones a los sectores de la hostelería y los locales  de ocio
Leer más
Alerta por mensajes falsos de vacunación
Leer más
La bajada de temperaturas amenazan a los viñedos
Leer más

Los hosteleros se arriesgan a perder hasta 1.100 euros si abren el día 1

Requena (26/02/21) Fuente Valenciaplaza.com//David Martínez, Begoña Torres

Pasar 24 horas más obligados a cerrar y volver a la actividad el 2 de marzo, como estaba previsto originalmente, en lugar del día 1, como finalmente permitirá el decreto de desescalada de la hostelería que prepara la Generalitat. Esa es la diferencia que para 25.000 autónomos valencianos del sector de la hostelería puede suponer perder hasta 1.100 euros el mes que viene, según quién haga el cálculo.

Este jueves, pocas horas después de que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, compareciese tras la reunión de la comisión interdepartamental para informar de la desescalada, la Federación de Autónomos y Emprendedores de la Comunitat Valenciana (FaesCV) daba la voz de alarma: al permitirse la reapertura de la hostelería el 1 de marzo, en lugar del 2, los hosteleros autónomos perderán el derecho a la exención de las cuotas del mes de marzo y abril, además de dejar de percibir la prestación por cese de actividad correspondiente a marzo. Un día menos de trabajo, 1.100 euros más en el bolsillo.

Un cálculo que, según el secretario general de FaesCV, el alicantino Diego Menor, puede suponer hasta los citados 1.100 euros para cada afectado, al tener que pagar las cuotas que de otro modo se ahorraría (cerrar aunque sea un día permite evitar el pago de la cuota del mes en cuestión y del siguiente), y dejar de percibir la prestación incluso si no tiene terraza para abrir o prefiere no hacerlo por su baja rentabilidad. La asociación ATA, mayoritaria en el colectivo a nivel estatal, es menos pesimista. «La prestación por el cese de actividad va por días, con lo cual se abonará la cuantía en función de las jornadas que el negocio permanezca cerrado». En este caso, varía únicamente en una jornada, al abrir el 1 de marzo en lugar del día 2, por lo que la diferencia es poco significativa.

Sin margen para cambiar de prestación

En cambio, sí habrá una diferencia en cuanto a la exoneración de la cuota. Si se hubiese abierto el segundo día de marzo, en lugar del primero, los trabajadores por cuenta propia sí hubieran quedado exentos de pagar la cuota en el mes de abril. En cualquier caso, desde ATA recordaban que se puede solicitar la ayuda por cese por bajada de ingresos del 50% que «ofrece importantes ventajas para los afectados». Una solicitud, como lamenta FaesCV, que ahora solo disponen de tres días para tramitar, hasta este domingo (si pretenden cobrar algo en marzo), y siempre que sigan cerrados voluntariamente y puedan acreditar la caída de ingresos respecto al mismo semestre del año anterior.

Las interpretaciones de la normativa estatal, que es la que manda en esta cuestión al depender de la Seguridad Social, son dispares. Sea como fuere, lo que ninguno pone en duda es que adelantar la reapertura de la hostelería 24 horas sí tendrá consecuencias económicas negativas, mayores o menores: los autónomos del sector, como mínimo, sí tendrán que pagar la cuota del mes de abril, más allá de cómo quede su reclamación en cuanto a la prestación por cese de actividad. Al no haber autoridad que impida abrir (en teoría, pues no se tiene en cuenta a los hosteleros sin terraza), no hay compensación.

«La apertura de terrazas el 1 de marzo provoca que 25.000 autónomos dejen de percibir la prestación de cese extraordinario de desempleo (tramitado por las mutuas de accidentes de trabajo), más la exoneración de cuotas del régimen de autónomos del mes de marzo y abril, siendo la pérdida de cada autónomo de 1.100 euros», asegura Menor, quien además advierte que la Generalitat «no solo deja sin cobertura a esos 25.000 autónomos, sino que además deja fuera a los 8.000 autónomos que no disponen de terrazas, más aquellos para los que, aún teniéndola, no es rentable abrir sus negocios».

Llamadas y correos

Al no estar ya obligados a cerrar por la Administración, aún cuando decidan no abrir, pierden los derechos. «Si la apertura que era con arreglo a decreto fuera a las 00:00 horas del día 2 de marzo, martes, estos autónomos hubieran recibido dicha prestación», asegura Menor, quien advierte que los afectados «se ven abocados a una nueva prestación que tienen que presentar antes del domingo 28 de febrero y siempre que cumplan la minoración de sus ventas en este semestre del 50%». Una circunstancia que FaesCV hizo llegar al conseller de Economía y las directoras generales de Trabajo y Coordinación del Diálogo Social, tanto por teléfono como por correo electrónico.

La movilización de los hosteleros autónomos, que ya habían expresado sus quejas por el adelanto de 24 horas en la mesa, trató de implicar también a la CEV, que dio por buena la redacción del decreto de desescalada tal como la expuso Puig: la vigencia de las restricciones que se han revisado decae el 2 de marzo (en la medianoche entre el lunes y el martes), salvo el cierre de la hostelería, que vence a medianoche del domingo. La patronal confía en que la Generalitat habilite algún mecanismo de compensación para los hosteleros sin terraza, que en teoría pueden reabrir el lunes pero en la práctica no.

Fuentes de Presidencia admitieron a preguntas de Alicante Plaza que la queja de los autónomos de la hostelería había llegado en la tarde del jueves, aunque, tal y como contestaron a FaesCV las directoras generales interpeladas por correo, no estaba previsto modificar el decreto para retrasar la reapertura de la hostelería un día más. Al menos al cierre de esta edición, la postura oficial era que no se iba a modificar el calendario expuesto por Puig en su comparecencia unas horas antes, aunque sí había margen para modificar el texto, dado que no se publicará en el DOGV este viernes, sino el fin de semana. Uno de los sectores más directamente afectados por las restricciones sigue en pie de guerra.

Comparte: El último frente de la hostelería: reabrir un día más tarde para no perder prestaciones y exenciones