Finaliza la rehabilitación de tres pistas de tenis en el polideportivo municipal de Requena
Leer más
Ya están abiertos los plazos de inscripción a la Escuela de Verano de Cofrentes 2021
Leer más
El PSOE no apoya la moción del PRyA para instalar semáforos acústicos para ciegos
Leer más

Antiguamente iban con carros y con caballos adornados, se celebraba misa y procesión, además de bailes.

 

Requena, (24/04/21). Redacción.

Cada 25 de abril los vecinos de Sinarcas honraban al apóstol San Marcos con una romería hasta la ermita erigida en su honor, ahora la celebración se lleva a cavo el último sábado de abril. Tradicionalmente se sale en andas con el santo desde la Iglesia de Sinarcas y se traslada andando hasta le ermita y al llegar rodean la edificación con la imagen.

Desde hace muchos años, esta romería ha coincidido con las fiestas de los quintos que organizan actividades e incluso verbenas en honor al santo en la localidad, además de festejos también en la ubicación de la ermita.

La Ermita de San Marcos de Sinarcas se erigió en el siglo XVI dado que hay constancia escrita de ello. Se trata de una construcción ubicada a unos cuatro kilómetros de la localidad en dirección a la vecina localidad conquense de Casillas de Ranera. Hasta dicho lugar se han trasladado tradicionalmente los habitantes de la localidad para honrar al santo.

La edificación tuvo que ser derruida por el mal estado en el que se encontraba pero se descubrieron unos arcos que se reubicaron en una pequeña fuente. El lugar deja constancia de que estuvo habitado ya que se encontraron restos ibéricos e incluso romanos así como un tesorillo árabe del siglo XI, explica Pascual Iranzo, historiador y enamorado de su pueblo.

Junto a la ermita vivieron tres familias que disfrutaron de una vista privilegiada, dado que desde El Regajo, afluente del río Turia, ubicada en la cola del pantano de Benagéber, había una vista privilegiada de los llanos inferiores.

La romería de San Marcos atesora una tradición: tocar el campanillo, con una cuerda desde el suelo se hace sonar la pequeña campana porque da suerte al que lo hace; antes se subían al tejado pero se prohibió porque se causaban daños a las tejas.

No sólo se trataba de una tradición religiosa, sino también vital para la zona, ya que propiciaba emparejar a chicos y chicas, además se organizaba, tradicionalmente, una comida de hermandad.

Comparte: La romería en honor a San Marcos en Sinarcas no se celebró este año por la pandemia