El SC Requena lanza su campaña de abonos para esta nueva temporada en el Grupo II de la Regional Preferente
Leer más
Muere un séptimo ratonero electrocutado en el tendido eléctrico del término de Caudete de las Fuentes
Leer más
El C.F. Sinarcas celebrará, a mediados de agosto, el 60 aniversario de su federación
Leer más

También en los poblaciones pequeñas debemos hacer cosas por frenar el cambio climático, ha dicho Ainhoa de Ajer Natura.

Requena (27/09/19) Redacción

El grupo de jóvenes formado en Requena, Ajer Natura, con Ainhoa Quevedo a la cabeza, ha organizado en la tarde de hoy la manifestación por el clima, que dio comienzo sobre las 6 de la tarde y reunió, a pesar de ser totalmente apolítica, a todas las fuerzas políticas de la ciudad.

El acto dió comienzo en la Fuente de los Patos con una marcha por la avenida hasta el Monumento a la Vendimia y volviendo hasta el Ayuntamiento, donde Ainhoa nos leyó el manifiesto que habían preparado.

Durante la marcha , que transcurrió con total normalidad , se cantaron las proclamas que reivindican con este movimiento de Emergencia Climática, manifestando su desacuerdo con el uso del plástico,  el estado de los océanos, el deshielo, la subida de la temperatura…

En el manifiesto se han reclamado estos 5 puntos:

1.- Establecer los compromisos políticos, normativas y recursos necesarios para garantizar reducciones de gases de efecto invernadero para llegar al balance neto cero no más tarde de 2040 y a ser posible antes de 2035.

2.- Abandonar, de manera progresiva, los combustibles fósiles, apostando por una energía 100 % renovable de manera urgente y prioritaria.

3.- El avance necesario, entre otras, en una economía local y de proximidad, que impulse la soberanía alimentaria, silvicultura, agricultura y ganadería ecológica y de proximidad.

4.- Iniciar la necesaria adaptación de los municipios a la crisis climática..

5.- Utilizar la justicia, la democracia y la transparencia como pilares fundamentales de todas las medidas que se apliquen.

Manifiesto de Ajer Natura

Manifiesto AJER NATURA

Nos encontramos en un momento clave de nuestra historia. En el último mes, hemos sido testigos de cómo el planeta batía récords en concentraciones atmosféricas de CO2 , se encontraban montañas de plásticos a miles de metros de profundidad en los océanos y de los terribles resultados del informe del Panel Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) sobre la pérdida irreversible de biodiversidad global. ¿Es esta la historia que queremos contar a nuestros hijos? ¿Es este el legado que nos queréis dejar?

Hemos de escoger entre políticas que no respetan los derechos fundamentales de las personas y que agreden nuestra Tierra o bien dar un paso al frente valientemente y exigir medidas que respeten la dignidad de los pueblos y su tierra sin poner nuestro planeta en la cuerda floja.

El pasado 15 de marzo se marcó un hito histórico en la lucha contra el cambio climático y, desde entonces, en todo el mundo la juventud organizada se está levantando y saliendo a las calles semana tras semana exigiendo a sus respectivos gobernantes que actúen valientemente para parar la debacle ambiental.

Necesitamos ponernos en marcha desde ya. Las consecuencias del cambio climático en nuestro país son claramente visibles, la posibilidad de que el nivel global del mar suba tres metros de aquí al año 2100 es real, el 74 por ciento del suelo español está en proceso de desertificación y se prevé que un 20% de lo que hoy está a salvo se verá en riesgo dentro de 50 años. A su vez la acidificación del océano y el cambio que están experimentando las corrientes marinas está modificando la distribución de las especies, y el impacto del aumento de la temperatura y de las emisiones de CO2 está desencadenando alteraciones en el régimen de vientos, afloramientos o evaporación del agua con resultados preocupantes. La entrada de especies invasoras está destruyendo la biodiversidad de nuestro país debido a las nuevas condiciones climatológicas.

Muchos de estos efectos, ya son irreversibles.

No todo son malas noticias. Creemos que los gobiernos tienen que empezar a tomar en serio nuestras exigencias y el ayuntamiento de Requena va por buen camino, pues este aprobó por unanimidad en el anterior pleno una declaración de emergencia climática. Por medio de esta convocatoria y manifiesto, queremos revindicar y recalcar estos puntos a los que se ha comprometido el ayuntamiento y manifestar la voluntad de las gentes de Requena a participar en estas acciones. Los puntos comprometidos son:

1. Establecer los compromisos políticos, normativas y recursos necesarios para garantizar reducciones de gases de efecto invernadero para llegar al balance neto cero no más tarde de 2040 y a ser posible antes de 2035, así como detener la pérdida de la biodiversidad y restaurar los ecosistemas como única respuesta posible para evitar un colapso de todos los sistemas naturales, incluido el humano.

2. Abandonar, de manera progresiva, los combustibles fósiles, apostando por una energía 100 % renovable de manera urgente y prioritaria. Para ello los gobiernos municipales deben analizar cómo lograr este objetivo y proponer los planes de actuación necesarios, entre otros, frenar nuevas infraestructuras fósiles, alcanzar el pleno autoconsumo eléctrico 100% renovables y una movilidad sostenible lo antes posible, crear espacios peatonales, fomentar la bicicleta y otros medios de transporte no contaminantes, reducir la demanda de energía hasta consumos sostenibles, promover el aumento de la eficiencia energética y de las instalaciones renovables, crear espacios educativos y la información a la población sobre la emergencia climática para alcanzar una política de residuo cero. Apoyar la gestión de los comunales enfocada a la recuperación de la tierra fértil y el freno de la erosión. La recuperación de los acuíferos, la recuperación de los pastos a través de la gestión inteligente del territorio, determinar apoyos y beneficios fiscales para la España vaciada que desarrolla funciones claves de mitigación del cambio climático y abordar proyectos de regeneración rural, ecológica y humana.

3. El avance necesario, entre otras, en una economía local y de proximidad, que impulse la soberanía alimentaria, silvicultura, agricultura y ganadería ecológica y de proximidad. Alcanzando lo antes posible el pleno suministro agroecológico en los servicios de restauración municipales y extendiéndolos al resto de la población.

4. Iniciar la necesaria adaptación de los municipios a la crisis climática, con las consecuencias del incremento de la temperatura global, las olas de calor, la irregularidad de las precipitaciones, el aumento del nivel del mar y otras manifestaciones que ya se están manifestando.

5. Utilizar la justicia, la democracia y la transparencia como pilares fundamentales de todas las medidas que se apliquen, estableciendo un mecanismo de toma de decisiones ciudadano de carácter vinculante con competencias en materia de vigilancia, seguimiento y control de las medidas adoptadas. Para ello será necesario establecer indicadores y objetivos verificables y cuantificables. Se hace necesario garantizar que este mecanismo integre especialmente la visión de género y de otros colectivos vulnerables.

Nos lo jugamos todo, nos jugamos el futuro. Aunque la situación es extrema y el toro del cambio climático nos ha alcanzado, aún estamos a tiempo para mitigar sus efectos. El coste de ignorarlo es demasiado alto como para siquiera plantearlo. Hace falta cambios socioeconómicos profundos en el conjunto de la sociedad global para alcanzar un consumo en equilibrio con la naturaleza, siendo necesario para ello un decrecimiento que priorice el bienestar de los ecosistemas por encima del enriquecimiento individual perpetuo.

Hay que dejar atrás de una vez por todas modelos económicos que van en contra de la vida y que priorizan el crecimiento y los beneficios económicos por encima de todo. Es el momento de impulsar economías sociales que apuesten por el decrecimiento y donde los ecosistemas y todas sus formas de vida estén en el centro.

Los cambios que requiere este sistema para lograr estos objetivos no son sencillos: hablamos de cambios profundos en la forma de vivir y en la forma de usar y compartir los recursos. Por ello la movilización social es imprescindible y necesaria para obligar y exigir a los políticos que tomen las medidas urgentes, eficaces y profundas con el objetivo de frenar el deterioro ecológico generado que estamos sufriendo. El cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad en toda su historia, y para hacer frente a esta situación, debemos, más que nunca, estar todas las personas unidas.

Muchas gracias

Comparte: Requena participa de la mano de Ajer Natura en la jornada mundial por la Emergencia Climática