El PRyA lamenta el retraso en el pago de las subvenciones a los sectores de la hostelería y los locales  de ocio
Leer más
Alerta por mensajes falsos de vacunación
Leer más
La bajada de temperaturas amenazan a los viñedos
Leer más

“Aunque se ha abierto un paréntesis de letargo, la fiesta está tan viva como el primer día”.

No descarta que, en función de cómo evolucione la pandemia, pueda realizarse algún acto con todas las garantías y seguridad.

Recordaba que no hay que descuidarse y que hay que seguir siendo cautelosos.

Requena, (21/05/20). Redacción.

Tras la suspensión de la Feria y LXXIII Fiesta de la Vendimia de Requena, que estaba previsto celebrar del 19 al 30 de agosto, el presidente de la edición, Mario García, explica a iv.revistalocal que, la decisión de suspender las fiestas, “no era fácil, pero era obvio que había que hacerlo”, tal como están las cosas con el Covid 19. Una decisión que se tomó de forma coordinada con el Ayuntamiento; el alcalde, Mario Sánchez, la concejala de festejos, Mª José Arroyo, el presidente de la Asociación, José Emilio Cabrera y él mismo.

La intención de los responsables de los festejos vendimiales es que todos los componentes de la 73 edición, los que así lo decidan, puedan tener una fiesta como las anteriores, “esa es ahora nuestra principal línea de trabajo”, explica García. Respecto a la posibilidad de realizar algún acto este año, aunque sea de forma simbólica, el presidente comenta que, “estamos viendo cómo evoluciona todo; no hemos querido cerrar ninguna puerta”.

La suspensión de las fiestas le resulta “dolorosa”, al igual que a su reina central, Marcela Iranzo, quien a pesar de la dureza de la situación, “se lo ha tomado bien”, dijo.

Mario García lanzaba un mensaje de tranquilidad, tanto para la población en general, como para los componentes de las comisiones de la Fiesta, además de recordar a los que ya no están con nosotros por culpa del virus. Así mismo agradecía el apoyo prestado por los comercios de Requena.

 

Comparte: El presidente de la Fiesta de la Vendimia de Requena, Mario García, considera que la suspensión es dolorosa, pero necesaria