Programación completa para la II Edición de Microbodegas
Leer más
Unisocietat Requena ofrece una nueva charla: "El control de las Next Generation y fondos COVID"
Leer más
Mompó reclama mejores servicios e infraestructuras para la comarca Requena- Utiel
Leer más

Productores españoles y asociaciones se rebelan ante la posibilidad de tener que etiquetar el vino como nocivo para la salud.

El sector del vino rechaza incluir en las botellas una etiqueta de riesgos similar a la del tabaco como pide la UE.

Requena (28/01/22)- Yolanda Hernández S.

La respuesta del sector del vino no se ha hecho esperar, y es que desde el año 2015, el Parlamento Europeo estudia etiquetar todas las bebidas alcohólicas, entre ellas el vino, con el sello de «cancerígeno».

De momento este tema está en fase de estudio, pero, desde el mes de diciembre del pasado año (tras la aprobación del pasado 9 de diciembre del informe del Plan Europeo sobre el cáncer por parte del Comité Especial para Combatir el Cáncer-BECA) está cada vez más en el candelero, por lo perjudicial que podría resultar esta aprobación para el mundo del vino en general, impactando en las ventas por caída de consumo, problemas socio-económicos, de ayudas de la Comunidad Europea y con ello, a agricultores, enólogos, bodegueros y todo el sector.

Este estudio ha sido criticado abiertamente por la comunidad científica debido a sus fallos analíticos y una clara falta de consideración de los factores del estilo de vida.

La evidencia científica muestra claramente que beber vino, siempre con moderación, especialmente en el contexto de una dieta mediterránea y como parte de un estilo de vida saludable, puede contribuir a una mayor esperanza de vida y una menor incidencia de enfermedades graves, como cardiovasculares, diabetes y cáncer.

«Los estudios también han demostrado que el riesgo de cáncer no se puede evaluar de forma aislada y que se deben tener en cuenta los factores del estilo de vida. Por lo tanto, asociar cualquier consumo de alcohol con un mayor riesgo de cáncer es engañoso», como asegura la CEEV (Comité Européen des Entreprises Vins), asociación que representa a las empresas vitivinícolas europeas en la industria y el comercio de todas las categorías de vinos.

El vino es parte de nuestra cultura, no solo en España sino en toda Europa, además de formar parte de nuestra dieta mediterránea, catalogada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Se cree que esta propuesta de etiquetar el vino como cancerígeno, con similitud al tabaco, no llegará a aprobarse por falta de evidencias científicas. No obstante, desde asociaciones como la de Cooperativas Agro-alimentarias de España, la Federación Española del Vino, así como productores nacionales y europeos, están unidos haciendo fuerza, preparados para manifestarse, demostrar las evidencias científicas del beneficio del vino con moderación y luchar por los intereses de todo el sector.

 

Comparte: El Parlamento Europeo lleva a estudio etiquetar el vino como "cancerígeno"