EME URBAN DANCE SUMMER CAMP, El próximo campamento de baile en la finca El Regajo de Ayora
Leer más
El CRA Oleana de Caudete de las Fuentes ampliará y realizará varias mejoras en el colegio
Leer más
El Ayuntamiento Villargordo del Cabriel junto a la FVMP ofrece este verano un curso para minimizar la brecha digital
Leer más

Los festejos en honor del patrón de los agricultores se celebran cada 15 de mayo, pero no en esta ocasión.

Requena, (14/05/21). Redacción.

Romerías, misas, procesiones… cada año varias localidades del interior valenciano, y de otras muchas zonas de España, realizan actos en honor de San Isidro Labrador. La figura del santo es muy venerada por los creyentes de una zona que es eminentemente agrícola, con muchas personas que viven gracias al trabajo de la tierra, por lo que es muy querido y patrón titular de varios núcleos urbanos. Este 15 de mayo no será así debido a las medidas de protección sanitaria por el Covid 19.

Es el caso de Venta del Moro, de cuya localidad es copatrón, la pedanía venturreña de Los Marcos, de Sinarcas, Villargordo del Cabriel, Utiel, La pedanía de Las Cuevas de Utiel y las pedanías requenenses de Campo Arcís, Villar de Olmos y Hortunas.

San Isidro fue un labrador de gran fe que vivió en Madrid entre el 1.082 y el 1.172 y que a lo largo de los años realizó varios milagros, sobre todo relacionados con el agua; cada vez que la necesitaba, hincaba su callado en tierra y nombraba una oración, “Cuando Dios quería, aquí agua había”, lo que hacía surgir un manantial de agua debajo. De ahí que siempre se le represente con su vara o cayado en la mano derecha.

Algunos de los milagros que se le atribuyen es el del campo que se cuida sólo o, mejor dicho, según la tradición, su cuidado se lo estaba procurando un ángel que había bajado para que Isidro pudiera dedicar tiempo a sus oraciones. También el milagro del pozo que, según cuentan, recoge la historia de cuando su pequeño hijo cayó a uno que tenía dentro de la casa. Tras tomar a su esposa de la mano, ambos se arrodillaron y comenzaron a orar. Milagrosamente el nivel del agua comenzó a subir hasta que su hijo llego sano y salvo a la superficie.

Comparte: La pandemia impide las celebraciones en honor de San Isidro Labrador en numerosas localidades del interior