Sanidad plantea abrir solo las instalaciones deportivas al aire libre y mantener cerradas las de interior
Leer más
AVA-ASAJA prevé que la agricultura valenciana perderá 90 millones con la PAC 2023-27 propuesta
Leer más
Este martes se celebró la primera reunión de los portavoces de la Plataforma Pueblos con el Tren, de la que forma parte Camporrobles
Leer más

La Oficina Municipal de Información al Consumidor de Requena (OMIC) aprovecha estas fechas festivas para lanzar una serie de recomendaciones y consumo responsable.

Aunque dicho consumo responsable es siempre aconsejado desde esta oficina, la recomendación es todavía, si cabe, más importante, en esta fechas.

Planificar, ahorrar, aprovechar y no desperdiciar alimentos podría ser el fin de esta campaña: Apúntate al reto. No al cubo.
Cabe recordar también otra campaña, la campaña verdadero o falso, y el lema de por un consumo consecuente, y máxime con determinados artículos cuyo consumo proliferan estas fechas, como perfumes y cosméticos.
Importante recordar también el espíritu de estas fechas. Reunir familiares y amigos, disfrutar de las vacaciones, viajar y siempre pensar en nuestra salud primero y por último en nuestra economía.
En Navidad, a parte de disfrutar y aplicar la regla de las 3 R, este año añadimos el fijarse en el etiquetado, y adquirir productos no falsificados, en comercios cercanos o preferiblemente adheridos al sistema arbitral de consumo, y si se va de vacaciones, recordar los consejos de verano, y publicaciones de la web. Guardar publicidad, contrato, rellenar PIR, y reclamar con posterioridad.
En cuanto al etiquetado de los alimentos (ya ha sido motivo de una nota de prensa) pero recordar que es muy importante tanto para saber su composición como para comprobar si puede afectar a nuestra salud, especialmente respecto a sus ingredientes, y los alérgenos, así como por la información nutricional o el modo de preparación y conservación.

Sobre los alimentos, recomendamos comprar lo que se necesita, mediante planificación y presupuesto, llevar una alimentación saludable, un menú variable, adaptable a todos los gustos, ojo, con lo congelado, su conservación o manipulación, organizar bien la nevera, o reciclar las sobras… también adelantar la compra de determinados productos y así ahorrar.

En cuanto al medio ambiente, y posibles reclamaciones, ojo con el abuso de embalajes, hacer un consumo responsable de la energía, adquirir electrodomésticos eficientes y comprar en establecimientos de confianza. Con la adquisición por internet de estos productos, extremar la precaución.

Por lo que se refiere a los regalos, para fechas importantes como Papá Noel o Reyes, recordar que en Reyes ya se pueden aprovechar las rebajas, y que en los juguetes hay que mirar etiquetas y tener en cuenta la edad de sus destinatarios.

El etiquetado de los juguetes viene regulado en el RD 1205/11, aplicable a partir de agosto del 2011. Juguete es todo producto concebido para jugar y ser utilizado por menores de 14 años. Debe figurar, el marcado CE, nombre y razón social o marca, dirección del fabricante o rte. oficial o del importador, indicación de conservar datos etiquetado, advertencias para evitar riesgos en el uso, manejo, advertencia sobre juguetes para menores de 36 meses, rango de edad, riesgos e instrucciones de uso.

Los materiales deben ser seguros, y hay particularidades para determinados juguetes, como los destinado a menores 36 meses, plegables, disfraces, mascaras y cascos, juguetes eléctricos, helicópteros..

El consejo es evitar adquirir productos falsos, sobretodo de cara a la salud, ya que no se puede controlar materiales y producción, y la población a la que se destina merece que seamos consecuentes.

Por otro lado, el etiquetado de los cosméticos viene marcado en la directiva N 1123/2009, en vigor el 11 de julio del 2013, normativa española RD 1599/97.

Este sector es uno de los más afectados por la falsificación, y el adquirir este producto falsificado puede poner en riesgo la salud, a parte de la economía y de ser un delito. Se puede saber si es un producto falso, empezando por el embalaje, hace ruido el plástico envolvente, el cartón es blando, el pulverizador no es ajustado y el etiquetado o muy breve o sin él.

Recordar que estas normas cumplen con 2 derechos básicos, información y protección y salud y seguridad. Hay normativa que regula que los productos deben ser seguros, así como las condiciones de dicha seguridad y sus consecuencias. Y también hay normas que indemnizan en caso de productos defectuosos.

Por último, en cuanto a  la devolución del producto o el dinero, viene marcado por el establecimiento, y con sus condiciones, no por consumidor. No todos los establecimientos lo fijan, por lo que hay que informarse antes, y comprar en establecimientos cercanos y adheridos al sistema arbitral de consumo.

Comparte: Navidades y consumo responsable