Se abre el plazo para la "Devolución del Gasoil – Facturas 2020" para agricultores y ganaderos
Leer más
Requena registra 1 nuevo brote de origen social y con 6 nuevos positivos
Leer más
Mas de 1 millón de € recibirán los municipios de Requena-Utiel de Diputació a través del Fondo de Cooperación
Leer más

Requena (30/10/18) Redacción

Cada 1 de noviembre en las distintas localidades de la comarca Requena-Utiel, como en el resto de España, se tiene por costumbre visitar el cementerio local para llevar flores como ofrenda a los familiares fallecidos, a modo de recordatorio y como muestra de respeto y gratitud.

Miles de personas, antes incluso del primero de noviembre, Día de Todos los Santos, o Tosantos, como es costumbre referirse a la citada fecha en la zona, se desplazan a los Campo Santos de las distintas localidades para adecentar, limpiar y depositar flores en las tumbas o nichos de sus seres queridos. Esto hace que se disparen las ventas de flores naturales, sobre todo claveles, aunque últimamente están proliferando también la colocación de flores no naturales que, aguantan más tiempo, son generalmente más baratas y no necesitan apenas mantenimiento.

Las colas en las tiendas y floristerías de las distintas localidades de la zona son patentes los días previos a la festividad ya que, al ser día de fiesta nacional, muchas personas aprovechan para desplazarse a sus lugares de origen, visitan los cementerios y tradicionalmente enciendes velas en casa en memoria de las personas que han fallecido.

Pero la festividad de Todos los Santos, con su marcado carácter religioso y de recuerdo de los seres queridos que nos han dejado, ha ido siendo cuasi absorbida por otra celebración de raíces anglosajonas. Halloween.

El significado de Halloween, efeméride que sobre todo los más jóvenes de la comarca celebran desde hace varios años; incluso los colegios organizan concursos y fiestas, es «All hallow’s eve», un término del idioma inglés antiguo que significa «víspera de todos los santos», o sea la noche del 31 de octubre. Es evidente que para muchos, esta costumbre anglosajona ha minimizado el sentido religioso para celebrar, en su lugar, la noche del terror o de fantasmas y brujas y hacer que pase de ser una tradición religiosa a ser un producto, en buena media, consumista. Varias localidades e incluso pedanías celebran sus respectivas fiestas de Halloween.

Por otra parte cabe destacar que el cementerio de Requena fue concluido en julio de 1812 y consagrado agosto de 1813. Los cementerios en España fueron, generalmente, impulsados por las medidas higienistas napoleónicas dado que hasta entonces la mayoría de enterramientos se realizaban en los templos religiosos, lo que causaba problemas de malos olores e insalubridad en las iglesias.

En principio se soterraban los cadáveres de forma comunal, distinguiendo sólo a personas destacadas de la sociedad. Poco a poco se fueron imponiendo los nichos por diversos motivos como funcionalidad, salubridad y espacio.

Gradualmente otras localidades de la comarca como Utiel, Venta del Moro, Camporrobles, Sinarcas… fueron construyendo sus campos santos, a donde centenares de personas se dirigen estos días para recordar y honrar a sus seres queridos.

Comparte: Miles de personas se acercan estos días a los cementerios de la comarca Requena-Utiel para depositar flores en las tumbas de sus seres queridos