La obra de teatro “Segaremos Ortigas con los Tacones” llega a Ayora este fin de semana
Leer más
Hoy comienza la distribución de la vacuna monodosis de Janssen
Leer más
Prometedores resultados del proyecto AQUA VID para combatir las enfermedades fúngicas de la vid
Leer más

La alarmante suciedad en Requena se ha vuelto ya en una vergüenza constante tras las noches de fiesta, coincidiendo además con la visita a la ciudad de turistas  que se quedan «maravillados» .

Requena (10/02/20) Redacción

La verdad es que ya no sabemos como decirlo. Esto ya no tiene nombre. No es la primera ni la segunda ni la tercera vez que sucede esto, y es que la diversión de unos no puede acabar siempre dejando así las calles de Requena, montones y montones de basura se acumulan dejando una imagen deplorable de la ciudad, que no olvidemos,  lucha por explotar su imagen turística.

Es cierto que en la actualidad, y ya desde hace tiempo, los jóvenes abusan del botellón allá donde haya una fiesta, quizás por los excesivos precios, quizás porque sea su forma de socializar… pero a lo que no hay derecho es a lo guarros que se vuelven abandonando botellas y vasos de plástico por los suelos, ensuciando las calles, rompiendo incluso las botellas de cristal con los peligros que ello trae.

Los jóvenes tienen derecho a divertirse, a hacer botellón incluso, pero esto ya no tiene nombre. Todos los «bailes», y digo todos, que se organizan en Requena terminan generando una cantidad inmensa de porquería, de botellas y vasos que acaban por los suelos, por las calles y, además, suele coincidir con las calles de acceso al Hospital de Requena, en los principales recursos turísticos de la ciudad de la Villa…

Por supuesto la parte fácil sería echarles la culpa a los jóvenes, que gran parte la tienen, pero es que nuestras autoridades no hacen nada por evitarlo.

Todos tenemos derecho a divertirnos pero visto el nivel alcanzado con el resultado del fin de fiesta, que ya es «habitual», las autoridades deben hacer algo,  les pedimos que no miren para otro lado; no se trata de prohibir ( que tan de moda se ha vuelto con esta globalización ), se trata de educación. Y esta viene desde el ámbito personal-familiar y también, no nos olvidemos, el que nuestras autoridades puedan hacer; si no tienen ideas seguro que si hacen una encuesta de participación ciudadana, de esas que tanto les gustan, seguro que surgen ideas para atajar este problema de crecimiento exponencial. Quizás tasas específicas a los promotores para la limpieza inmediata tras los eventos, quizás más contenedores de plásticos en determinados lugares, mas vigilancia….

Sea como sea pedimos a nuestras autoridades que no miren para otro lado y atajen este problema que ya está instaurado en nuestra sociedad de una manera constante.

 

Comparte: Lamentablemente "Fiesta y Suciedad" van de la mano en Requena