Cruz Roja y Cajamar impulsan un proyecto escolar para menores vulnerables en Requena
Leer más
Utiel ha celebrado hoy el Día del Árbol con videoconferencias medioambientales dirigidas a escolares
Leer más
El IES Fernando III de Ayora lanza “Fernand Radio”, su primer podcast trilingüe para estudiantes
Leer más

Fuente.Tecnovino.com

Con unas fotos fantásticas el fotógrafo Aurélien Ibanez ha mostrado el ingenioso método que han empleado en algunos viñedos franceses para que les afecte lo menos posible una bajada de temperaturas inusual para la época. Ibanez se ha molestado en pasar la noche a pie de viña para captar y documentar a golpe de foto el trabajo nocturno y ha conseguido unas instantáneas dignas de un premio.

En algunos viñedos franceses han tenido una genial ocurrencia para que las bajas temperaturas afecten lo menos posible a la vid.

Salvaguardar el viñedo de las inclemencias del tiempo es el sueño de cualquier viticultor, siempre mirando al cielo o angustiado por el tiempo, en un baile eterno con el clima.

Las inusuales y bajas temperaturas nocturnas hicieron que los viticultores franceses tuvieran unas ingeniosas ideas para que la viña sufriera lo menos posible. En algunos viñedos de Chablis, en la región francesa de Bor, decidieron activar los sistemas de riego para proteger los brotes jóvenes de la helada.

Y un poco más lejos, en la dirección de los Grands Crus, otros encendieron velas en hileras a lo largo de las cepas con el objetivo de mantener una temperatura positiva en torno a las viñas, evitando la formación de escarcha. Así lo describe el fotógrafo Aurélien Ibanez en su propio Facebook que dice que muestra algunas fotos “de esta noche fría que pasé con los valientes enólogos de Chablis”.

Detalla que las vides que no pudieron ser protegidas sufrieron graves daños y explica que su corazón está “con quienes han sido víctimas de las heladas que afectaron de forma suficientemente grave esa noche a todos los viñedos de la región, de norte a sur, a través de la Côtes de Beaune y Nuits y en el valle del Loira”.

La noche a la que se refiere es la del 27 de abril: “el cielo está despejado, la luna ilumina el paisaje, la atmósfera es húmeda, bajan las temperaturas acercándose a 0 ° C“. Y prosigue: “una actividad inusual nocturna se lleva a cabo en la viña, todos los productores de vino están en pie de guerra“.

Y sí, efectivamente sus fotos, son el testimonio de la dura pelea y a la vez de la belleza del momento.

Comparte: El ingenioso método para combatir el frío nocturno en algunos viñedos franceses