El PSOE no apoya la moción del PRyA para instalar semáforos acústicos para ciegos
Leer más
Estudiantes del IES Oleana de Requena presentan en directo el dron social que han construido
Leer más
Sánchez anuncia que a partir de este sábado 26 se eliminará la obligatoriedad de mascarillas en exteriores
Leer más

Ayora

Ayora (11/06/21) Laura S Benejama

Dice que el rayo de su logo representa la chispa que él siente al bailar. Por eso lo lleva también tatuado en su pecho. Y dado lo que siente, se le hace inevitable no intentar crecer cada día más en lo que ama, el baile. Asegura encontrarse en un momento en el que le apetece explotar, sacar todo lo que lleva dentro y crecer, a lo que le pone todas sus ganas y tiempo.

Si bien hace unos días Manuel Bueno, bailarín en Ayora, realizó su gala de baile a beneficio de la Casa Ronald McDonald de Valencia, ahora impulsa su próximo proyecto con niños: EME URBAN DANCE- SUMMER CAMP, el próximo campamento de verano para niños de entre 6 y 16 años en la finca El Regajo, Ayora, desde el próximo 30 de junio al 2 de julio.

EL ORIGEN DE LA IDEA

Amante del baile desde pequeño, Manuel afirma que en su cabeza siempre ha rondado la idea de hacer un campamento enfocado al baile. Nos cuenta que hace poco, viendo la película de Disney “Camp Rock”, se reafirmó en la idea que tenía aparcada. Aunque en un principio no sabía como enfocar esta actividad, se sintió animado por su familia, y aprovechando los recursos naturales que brinda la finca El Regajo de Ayora, vio la oportunidad, y sobre todo, la necesidad de llevarlo a cabo este año. Así pues, se puso manos a la obra a la preparación de lo que será este nuevo campamento, una combinación de baile, actividades, aire libre y diversión para los más pequeños.

PROFESORES

Si algo quiere dejar claro el bailarín, es que quería aprovechar este campamento para que los niños probaran a profesores nuevos, que se enriquecieran y aprendieran de la experiencia desde diferentes enfoques y estilos. Aunque debido a la espera de los niños que finalmente se apunten al campamento no se sabe exactamente el número de profesores con los que contará la actividad, el deseo del organizador es claro: Contar con dos bailarines de su confianza más que plasmen su esencia en los niños. Aparte de la práctica del baile urbano, llegar más allá con estilos como la lírica o el contemporáneo. El objetivo de ello es que quien acuda al campamento sepa aprender diferentes mecánicas, ritmos, velocidades, y como dice Manuel: “No hacer copias mías. Quiero que pasen tiempo con otros profesores, que aprendan a bailar, y quien sabe, quieran ser bailarines y bailarinas cuando sean mayores”.

MECÁNICA

En cuanto a la mecánica de actividad propuesta por Bueno, se encuentran 4 horas de baile al día, 3 horas y media de talleres de aprendizaje y 2 horas de tiempo libre y piscina. El primer día, tras la temprana recepción de los alumnos, estos se dividirán en grupos y empezarán las actividades y las clases de baile de acuerdo con su edad y nivel. Dentro de los talleres (estos relacionados con la danza), tendrán lugar los estiramientos, la actividad física, talleres de coreografía, presencia escénica, confianza propia y miedo escénico. Además, se encuentran las noches temáticas, en las que disfrutarán de noche de disfraces, batallas de baile, karaokes, veladas nocturnas y yincanas. En pocas palabras, el planteamiento es plasmar un enfoque principal de baile, sin perder la esencia del campamento tradicional.

REPRESENTACIÓN FINAL

Una vez acabados los 3 días de campamento, los padres de los niños accederán al recinto de El Regajo para ver la representación final. Esta se desarrollará a través de unas pequeñas coreografías que, respaldados por sus profesores, los alumnos habrán aprendido durante su estancia allí.

EL ENTORNO: EL REGAJO

El espacio elegido para el campamento es un factor determinante. Tal y como nos cuenta Manuel, lafFinca El Regajo es perfecto para las actividades al aire libre. Los niños se encontrarán rodeados de naturaleza, aire puro, vegetación, y la granja con numerosos animales con los que disfrutar en las horas libres como burros, cerdos, jabalíes, gallinas y cabras, entre muchos otros. Además, actualmente se están habilitando las dos salas con los espejos para las clases de baile.

OBJETIVO PRINCIPAL

Al preguntarle qué es lo que tiene su campamento de singular y el por qué los padres deben apuntar a sus hijos, Manuel, tras unos segundos pensativos, lo tiene claro: “Ganas”. Asegura ser muy autoexigente y negativo consigo mismo. Con todo lo que hace, intenta desarrollarlo lo mejor posible, y más si es algo en lo que disfruta. Tal y como cuenta él mismo: “Este es el campamento que me hubiera gustado tener cuando yo era pequeño, pero que tal vez no existía, no tenía cerca, o no se ajustaba a mi presupuesto.” Además, alega que su pretensión ha sido hacer el campamento realmente atractivo, y a grandes dimensiones: “Cuando hago las cosas siempre digo, piensa a lo grande, aunque tu negocio sea pequeño. Yo pienso como si fuera una gran empresa, y la adapto a mi presupuesto y mis capacidades. Pienso a lo grande, porque para pensar en pequeño siempre hay tiempo. Prefiero pensar en grande, caerme y rectificar.”.

 UN TRASFONDO MORAL:

Manuel hace hincapié no solo en el baile, sino en el proceso de aprendizaje de los niños. Sostiene que para él lo importante no solo es el baile. Tanto en sus clases como en lo que será el campamento, lo más importante es incentivar el trabajo en grupo, y enseñarles que “si uno se equivoca, se equivocan todos”. Asegura que no se considera un gran bailarín y coreógrafo, pero si con una especie de don natural para trabajar con los niños. Afirma que, marcando la autoridad de profesor, “se puede ser jefe o líder”, quien te mande o quien te guíe, y é elige guiar.

Además, de alguna manera, dice que le encanta ser un profesor de baile chico, porque así los niños que deseen formarse como bailarines o llegar a ser profesores de baile no se sentirán aislados. Tal y como asegura Manuel, el baile no tiene sexo, y la sociedad puede llegar a ser muy mala, ya que él lo vivió de pequeño y no le gustaría que siguiera pasando.

De forma general, quiere continuar trabajando la expresividad de sus alumnos, que pierdan la vergüenza y que se ayuden entre ellos, y eso es todo lo que le realiza en su trabajo. Según nos ha contado, hay niñas y niños que al principio de curso ni se movían, y han acabado bailando en primera fila, y eso es lo importante para él.

FUTURO:

A pesar de que intenta vivir en el día a día, el sueño de Manuel es consolidar su academia de baile en Ayora. Desea que poco a poco lo conozca más gente, seguir formándose en la educación y avanzar. Además, a expensas del funcionamiento del campamento de este año, espera realizar otro al año que viene (Campamento 2.0), e ir mejorando poco a poco.

INSCRIPCCIÓN

Tal y como se presenta en el cartel de inscripción, los interesados e interesadas en asistir al campamento deben inscribirse hasta la fecha tope el 14 de junio. Además, es necesario llevar a cabo todas las medidas de prevención anti-Covid señaladas en el mismo documento.

Comparte: EME URBAN DANCE SUMMER CAMP, El próximo campamento de baile en la finca El Regajo de Ayora