El Centro de Juventud de Requena acoge la presentación del documental "We Are Humans"
Leer más
Ximo Puig solicita mantener el pasaporte COVID hasta el 28 de febrero y destaca el refuerzo de la atención primaria
Leer más
Visto bueno del CSN para la instalación de una planta solar fotovoltaica en la central nuclear de Cofrentes
Leer más

La última noche del año ya está aquí.

Requena (31/12/21)- Yolanda Hernández S.

Una de las tradiciones más arraigadas, sobre todo en España, es la de comer 12 uvas, esta noche de fin de año, al son que marcan las campanadas del reloj y que darán paso al Año Nuevo.

Algunos dicen que da suerte recibir el año de esta forma y preparamos las uvas con gran ilusión, al igual que el cotillón y el cava para acompañar este momento tan importante. No se si dará suerte o no, pero recuerden que a veces vale la pena no terminárselas que comerlas corriendo, no vaya a ser que, entre risas y demás, nos vayamos a atragantar y nos demos algún susto importante.

Pero, ¿de dónde viene la tradición de las doce uvas?

La creencia popular afirma que las doce uvas “de la suerte” comenzaron a tomarse de manera masiva en España en la Nochevieja de 1909. Un excedente de la cosecha de uva en Alicante hizo que las productoras intentaran incrementar sus ventas con una innovadora campaña de Navidad que las relacionaba con estas fechas y con la buena suerte. La variedad de uva blanca Aledo se convirtió en sinónimo de Nochevieja.

Sin embargo, existen registros y pruebas documentales de que esta costumbre ya se practicaba previamente, por lo que es muy probable que el excedente de 1909 solo sirviera para extender la tradición, no para crearla. La aparición de esta práctica se sitúa en el año 1880 en Madrid como una acción satírica y de protesta.

Por aquel entonces, la alta burguesía copió la costumbre francesa de hacer fiestas privadas en Navidades en las que se bebía «champán» y se utilizaban uvas como acompañamiento. Al mismo tiempo, el ayuntamiento de la ciudad prohibió los festejos callejeros que se celebraban normalmente en la Noche de Reyes.

Los madrileños, a los que se les había arrebatado su divertimento navideño, decidieron aprovechar que aún estaba permitido reunirse en la Puerta del Sol para escuchar las campanadas del reloj en Nochevieja y empezaron a comer uvas (un producto barato para la época) como burla de la costumbre aristócrata y en señal de protesta contra las restricciones del ayuntamiento. Numerosos periódicos de aquellos años ya recogen las primeras menciones de esta tradición.

Aunque el consumo de las doce uvas mantuvo su carácter incorrecto y burlesco durante años, acabaría por normalizarse y extenderse al resto del país con el paso del tiempo.

Y, ¿por qué 12 uvas?

Cada grano representa un mes del año. Doce meses, doce uvas, que representarán buena suerte y prosperidad para el año entrante. Así que, Feliz Año 2022 para tod@s y lo dicho, cuidado con los atragantamientos.

 

 

 

Comparte: ¿De dónde viene la tradición de comer 12 uvas en Nochevieja?