Accidente esta madrugada en la A3 a la altura de Utiel
Leer más
Trump aprieta un poco más e incluye el cava y los vinos de Jerez en una nueva lista de subida de aranceles
Leer más
Las “Magic Responsable Nights” vuelven a Requena por Navidad
Leer más
El producto CREMA GLOBAL SERAPIA está en oferta
Ver oferta

Requena, (13/08/19). Redacción.

Fuente: UPV-EHU / DICYT.

La diabetes ha alcanzado proporciones epidémicas, afectaba a 451 millones de personas en todo el mundo en 2017, y, se sitúa en la vanguardia de los problemas más graves actualmente para la salud pública. Por ejemplo, en España al menos 1 de cada 10 personas adultas está afectada por la diabetes tipo 2.

La investigación, en la que han participado Fernando Arós, colaborador honorífico y Ángel M. Alonso, profesor asociado de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), ha mostrado que una dieta mediterránea rica en aceite de oliva es capaz de reducir a largo plazo la necesidad de medicación en los diabéticos.

En el ensayo clínico, de gran tamaño, se ha realizado una evaluación de 3.230 diabéticos durante 3,2 años con una asignación de tres dietas al azar.

La primera de las pautas alimentarias incluía, junto a la dieta mediterránea, aceite de oliva virgen extra, la segunda cambiaba el aceite por una mezcla de frutos secos y la tercera, destinada al grupo de control, recomendaba una dieta baja en grasas.

Finalmente, y tras analizar a los tres grupos, se ha constatado que las personas asignadas a la dieta mediterránea con aceite de oliva virgen extra, reducen en un 22% la necesidad de iniciar medicación antidiabética en comparación con el grupo control, al que se le había recomendado únicamente la dieta baja en grasas.

«La menor necesidad de medicación (ya sea oral o inyectable) con el patrón de dieta mediterránea y aceite de oliva virgen extra probablemente refleje el mejor control glucémico que se obtuvo con esta dieta durante el largo seguimiento del estudio”, afirma Arós.

Asimismo, destaca la importancia de la pauta alimentaria: “El patrón dietético ha sido sin duda el determinante; no se puede explicar por consumir menos calorías, hacer más actividad física o por pérdida de peso, ya que tales aspectos no formaban parte del ensayo y no hubo diferencias al respecto entre los 3 grupos», explica Arós.

Los resultados de este trabajo se han publicado en Diabetes Care y actualmente el CIBER de Obesidad y Nutrición continúa trabajando en esta investigación en la que ha colaborado PREDIMED.

 

Comparte: La dieta mediterránea y el aceite de oliva son de gran ayuda contra la diabetes