El programa JOOP del IVAJ llega a su tercera edición en Utiel
Leer más
Y Requena vuelve a perder población en 2021, por desgracia
Leer más
El Museo de la Semana Santa de Requena reabre las puertas este sábado
Leer más

Lo afirma la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana que aglutina a más de 600 clubes o, lo que es lo mismo, unos 40.000 cazadores.

Requena, (30/12/21). Redacción.

La caza no sólo consiste en salir con la escopeta, rifle o arco a abatir alguna presa, al menos es lo que se desprende de las actividades realizadas por los cazadores valencianos que, además, dedican su tiempo y recursos a realizar trabajos en el monte para que los animales sufran lo menos posible las consecuencias de los cambios de temperaturas y escasez de alimentos, fundamentalmente en la época de cría pero también ante las bajas temperaturas invernales, caso de Requena-Utiel y el Valle de Ayora-Cofrentes.

La propia Federación de Caza de la Comunidad Valenciana, que cuenta con unos 40.000 cazadores federados distribuidos en más de 600 clubes, destacan que son los cazadores y los clubes quienes con sus propios medios y su esfuerzo llevan a cabo multitud de tareas de mantenimiento y mejora en los acotados como la construcción, llenado y mantenimiento de puntos artificiales de aporte de agua para animales y aves e incluso otras especies como los reptiles, aportación de suplementos de comida, desbroces para la prevención de incendios y limpieza de caminos, entre otros.

A tenor de los datos facilitados por la FCCV, durante la temporada 2020/2021 se realizaron en los cotos de la Comunidad Valenciana un total 3500 hectáreas de siembras, se desbrozaron 800 hectáreas de monte, se instalaron 1600 comederos, 1000 bebederos y se realizaron labores de mantenimiento en 9000 puntos de agua naturales. También, se adecuaron otros 1000 puntos nuevos, se construyeron 500 nuevas balsas y se realizaron tareas de mantenimiento en 1400 majanos.

A este respecto, Miguel López, ingeniero del Gabinete Técnico de la Federación de Caza, asegura que en todos los cotos de la Comunidad Valenciana se encuentran puntos de agua artificiales y suplemento alimenticio, “es precisamente en plena época de cría, cuando es más importante que la fauna salvaje tenga siempre agua y alimento a su alcance, por eso es importante realizar estas tareas durante todo el año”, afirma.

Una muestra de estos trabajos es el que ha realizado recientemente el Club Deportivo de Cazadores de Venta del Moro, que ha instalado bebederos de hormigón en su acotado para que la fauna silvestre pueda encontrar agua. También, el Club de Cazadores El Pontón de Requena ha llevado a cabo siembras en 35 parcelas de su acotado, con mezcla de trigo, avena, cebada, veza y maíz, así como 650 kg de simiente. Una acción fundamental para que los animales dispongan en unos meses del aporte de alimento que necesitan.

Así las cosas, desde la Federación de Caza recuerdan que los cazadores se encargan de la conservación de los montes realizando labores de siembras, instalación de comederos así como la construcción, limpieza y mantenimiento de caminos, entre otros. Tareas que son poco conocidas y por las que no reciben subvenciones.

Comparte: Los cotos de caza de El Pontón y Venta del Moro, entre otros, ejemplo para la conservación del entorno natural