Sanidad plantea abrir solo las instalaciones deportivas al aire libre y mantener cerradas las de interior
Leer más
AVA-ASAJA prevé que la agricultura valenciana perderá 90 millones con la PAC 2023-27 propuesta
Leer más
Este martes se celebró la primera reunión de los portavoces de la Plataforma Pueblos con el Tren, de la que forma parte Camporrobles
Leer más

Requena (28/10/18) Aymara Carrascosa // The Pink World From Requena
Hace unos días la periodista Carmen Rigalt avanzaba en su crónica que Miguel Bosé había abandonado Panamá, país en el que residía desde 2015, para instalarse en México tras romper con su pareja y que esta situación les habían llevado a repartirse los hijos.

No es que no se sospechara que Bose es gay, a pesar de que él nunca hablado oficialmente de ello y tampoco su familia. Si sabíamos por las redes sociales del propio cantante que allá por marzo de 2011 había sido padre de gemelos, dos niños a los que llamo Diego y Tadeo. Pero dos años más tarde en la portada de la revista ‘Shangay’ sorprendió a todos desvelando que no eran dos, sino cuatro, los hijos que tenía. Algún medio desveló entonces que en realidad los dos últimos mellizos los aportaba su pareja, aunque no se daba el nombre y la noticia no tuvo apenas repercusión. En 2017, el propio Miguel publicaba una foto con sus cuatro hijos en Eurodisney.

El 17 de octubre de este mismo año el cantante publicaba un tuit en el que lamenta la distancia y la ruptura con sus hijos, Yvo y Telmo, lo que desataba las especulaciones.
Al parecer las diferencias entre el cantante y Nacho Palau, un escultor valenciano, con el que compartió paternidad y casi tres décadas de relación, habrían terminado con la vida en común de las dos parejas de mellizos. Los mayores, Diego y Tadeo, y los pequeños, Ivo y Telmo, que se llevan siete meses de diferencia. Ambos habrían decidido hacer sus vidas en distinto lado del charco repartiéndose a los niños. Aunque criados juntos y como hermanos, cada uno tuvo a un apareja de gemelos por gestación subrogada. A la hora de la separación, los dos hijos de Bosé se marcharon con su padre a México y los otros dos se trasladaron con Palau de vuelta a España.
Nada se sabía de la relación entre el cantante y el escultor. Relación que había permanecido deliberadamente escondida, bajo llave, desde que se conocieron a través de amigos comunes en Valencia en los años 90. Desde que comenzaran su noviazgo no había huellas públicas de su matrimonio (sin papeles) en los medios, ni en redes, ni más allá de su círculo más íntimo.

Pero la caja de los truenos se abría cuando un despacho valenciano especializado en Derecho de Familia emitía un comunicado en nombre del escultor que rompía la hasta ahora infranqueable intimidad del cantante. Un texto tan inesperado como revelador, en el que anuncian acciones legales contra Miguel Bosé para resolver los asuntos propios de una relación tan duradera.
«El despacho Ortolá Dinnibier Abogados de Familia ha emitido un comunicado en cuanto a la forma de proceder en el asunto Miguél Bosé e Ignacio Palau Medina.
Tras la ruptura de la relación y convivencia mantenida de forma ininterrumpida con D.Miguel Bosé Dominguín durante más de 26 años, y comoquiera que han fracasado las negociaciones previas que en su evitación se han venido desarrollando, D. Ignacio Palau Medina ha encargado a este despacho profesional la interposición de las acciones judiciales necesarias para la defensa y protección de sus intereses y, fundamentalmente, los de sus hijos menores.
En la Ciudad de Valencia, a 16 de octubre de 2018″
El escultor quiere que todos los hermanos puedan seguir compartiendo educación y los cuidados como hacían hasta ahora. Y sus abogados solicitan por vía judicial que los cuatro niños puedan seguir manteniendo relación entre ellos y que Palau pueda ejercer su papel de padre de los cuatro. Miguel Bosé, por su parte, no cree que tenga derecho a ello.

Está complicada y triste situación está siendo especialmente dolorosa para los menores, cuatro niños criados juntos como hermanos durante casi ocho años, y separados ahora por la ruptura de sus padres.

Mientras las cosas se resuelven, los hijos de la expareja ya han iniciado el curso en sus respectivos países. Los dos mellizos que conviven con Miguel Bosé han sido matriculados en un exclusivo centro laico y bilingüe y los de Palau en un colegio español.

Comparte: Vosotros a México y nosotros a España