Llega a Cofrentes CONFLUENTUM MUSIC 2021, una serie de tres cursos de perfeccionamiento musical en trombón, trompa y trompeta
Leer más
La banda juvenil de Jalance celebrará su audición de fin de curso este sábado 26 de junio
Leer más
La nueva normativa de las mascarillas: no serán obligatorias en el exterior si hay al menos 1,5 metros de distancia
Leer más

EL OBSERVATORIO DEL TEJO. JULIÁN SÁNCHEZ

Como comentamos la pasada semana, las formaciones políticas de índole local comienzan a desempolvar su maquinaria electoral, a los efectos de ir desgranando sus estrategias, con intención de acceder a la precampaña con las tareas listas, que les lleve a ofrecer a la ciudadanía las supuestas bondades de un programa confeccionado para llevarles a confiar en la “marca” al efecto establecida, tras un panorama nada propicio como últimamente estamos viviendo a todos los niveles.

Desde la izquierda comienzan a esbozar los primeros trazos de diseño programático. Bajo esta guisa en el PSOE requenense, que se presume se presenta con nuevos rostros y propuestas programáticas bajo la directriz del joven economista requenense Mario Sánchez, se elaboró una propuesta consistente en el diálogo boca a boca con la ciudadanía con simbólico (o no tan simbólico) café de por medio, con la pretensión de obtener información de primera mano, sobre las inquietudes que asaltan a nuestros ciudadanos/as las cuales, en numerosas ocasiones, llegan con sordina (o simplemente no llegan) a los amortiguados oídos de nuestros munícipes. No está nada mal la iniciativa, bajar a la tierra donde todos convivimos siempre es un ejercicio saludable para cualquier representante público, lo verdaderamente insano es abandonar esta costumbre y pulular por lugares donde uno no tiene costumbre. En consecuencia, una muy buena iniciativa de nuestros socialistas locales, que continúen pie ahí.

Desde Izquierda Unida la estrategia, acertadamente diseñada también según mi leal entender, se inició mediante la convocatoria pública de una asamblea desde cuya cabecera se lanzaron propuestas de diseño de un municipio más saludable y de mejor convivencia ecológico-ambiental, dejando el diseño programático abierto para la recepción de sugerencias y propuestas ciudadanas a la hora de acometer un programa que conciba nuestro municipio en disposición de ser convertido en un lugar más habitable y agradable para todos, así como proyectar una mejor imagen para el turismo y la calidad de vida. Tampoco aparenta mal la idea, esperamos y deseamos que la ciudadanía muestre su interés sobre algo tan fundamental para su futuro y colabore masivamente con la propuesta.

Nada nos ha llegado todavía de Podemos, ignoramos siquiera si van o no a presentarse. Sinceramente estimo que no existe mucho hueco en la izquierda local para que dicha formación pueda abrirse paso con holgura, habida cuenta que el mayor propósito que abriga su proyección ideológica es el regeneracionista y, precisamente en nuestro Consistorio, se podrá discutir más o menos la capacidad de gestión de los distintos grupos políticos desde la aparición de nuestra democracia, pero estimo que, en lo referente a corruptelas y escándalos públicos, nuestros munícipes han estado bastante exiguos en estas cuestiones afortunadamente para nuestro interés ciudadano. En consecuencia, si dicha formación aparece por nuestro horizonte electoral, estimo que habrá de poner todo su énfasis en las propuestas de gestión, olvidando otras cuestiones más recurrentes y comprometidas.

Los que si aparentan ir diseñando paulatinamente su próximo futuro son los jóvenes leones de Ciudadanos de Requena. La formación que preside a nivel nacional Albert Rivera va perfilando desde los distintos medios y redes sociales su puesta en funcionamiento, mediante la estrategia de conformación de un municipio mejor, más verde y mejor cuidado, cargando sus tintas muy especialmente sobre el pasotismo y desinterés gubernamental que viene observando sobre los temas ecológicos y urbanísticos particularmente. Estimo que le va a salir al Partido Popular un fuerte rival por el centro-derecha que no debe despreciar en forma alguna, toda vez que aparentan tener las cosas bastante claras en lo referente a propuestas de gestión en este ámbito.

En lo referente a la posibilidad de UPyD, nada dice hasta al momento nadie al respecto, por lo tanto, esperemos acontecimientos si es que se llegan a producir, pero mucho nos tememos que exista poco espacio para ocupar en este sentido, a no ser que éste sea compartido mediante coalición.

Y termino con la referencia al actual partido que ostenta las responsabilidades gubernamentales en nuestro Consistorio. Pues bien, en el Partido Popular, haciendo gala a su costumbre nada se mueve, nada trasciende. Desconocemos siquiera la continuidad de Javier como cabeza de lista municipal. En consecuencia, tampoco estamos al corriente de nada de sus supuestas propuestas.

He de reconocer que esperaba mucho más de este equipo de gobierno, habida cuenta de su juventud y preparación. Estimo sinceramente que les ha faltado alguna vuelta más de cocción política, así como de contacto personal con la ciudadanía. Como manifesté la pasada semana el entrar a formar parte activa de un consistorio municipal, lo único que moralmente puede proporcionarnos es trabajo, dedicación, sacrificio y entrega hacia la causa común. Es un periodo en el que hay que abandonar muchas situaciones de privacidad a los efectos de dedicar mayores energías hacia la mejora del patrimonio y los derechos de todos y ello implica una serie de prioridades, entre la que destaca la renuncia de la vivencia individual a los efectos de obtener ventajas en lo colectivo sin esperar homenajes ni lisonjas de clase alguna. Así son y deben ser éstas cosas, si realmente deseamos un panorama político regenerado y distinto al que actualmente estamos contemplando.

Este va siendo el horizonte tal y como yo lo contemplo. Se puede estar de acuerdo o no con lo que aquí expongo, pero lo que si estimo es que todas las formaciones, si desean conseguir la acepción de la ciudadanía, deberán de contar a todo efecto con ella, pues nunca deben olvidar que ellos no son, en modo alguno, quienes disponen a su libre albedrío de la administración municipal. Únicamente deben considerarse como los enviados ejecutores de quienes han dispuesto, mediante el inapelable mandato de su personal sufragio, que sean quienes deban estar allí para realizar su labor representativa, y quienes también, en su día, habrán de exigirles responsabilidades sobre la realidad de la gestión efectuada. Dentro de poco se dará esta circunstancia y la ciudadanía decidirá sobre quien merece o no, nuevamente su confianza.

Julián Sánchez

Comparte: Siguiendo con elecciones