La Asociación de Jubilados y Pensionistas de Ayora reabre sus puertas el viernes 25 de junio
Leer más
Llega a Cofrentes CONFLUENTUM MUSIC 2021, una serie de tres cursos de perfeccionamiento musical en trombón, trompa y trompeta
Leer más
La banda juvenil de Jalance celebrará su audición de fin de curso este sábado 26 de junio
Leer más

Requena (09/0917).THE PINK WORLD FROM REQUENA/Aymara Carrascosa

Esta semana las hijas Tita Cervera regresaban al revistero. La portada de la revista del saludo, hacia emerger los comentarios sobre el parecido de cada una de ellas

El rumor que de nuevo toma fuerza, se sustenta en lo caprichosa que es la genética. Las mellizas Carmen y Sabina nacieron mediante vientre de alquiler, pero Carmen cada vez se parece más a su hermano Borja Thyssen, mientras que Sabina no se parece ni a su hermano mayor ni a su madre.

Borja ya tuvo que enfrentarse a la identidad de su propio padre, hasta que su madre confesó que era Manolo Segura. En 2009 de nuevo hacia frente a los rumores. Se ponía en duda la paternidad de su primer hijo con Blanca Cuesta. Tuvo que hacerse unos análisis y mandar un comunicado para dejar claro que él era el padre. Y ahora media España se pregunta si será el padre biológico de Carmen y Sabina.

La Baronesa que se había quedado con ganas de criar a más hijos tras ver crecer a Borja, confió en la inseminación artificial con un donante de semen anónimo procedente de Barcelona. Según ella misma explicó en su día. En ningún momento se dio a conocer la identidad del donante, aunque las teorías son muchas y muy variopintas.

El periodista Jesús Mariñas, escribía en 2011 en su columna, que la Baronesa le había comentado que las niñas sabían quién era su padre y que además eran igualitas a él.

Imagínense de ser ciertos los rumores, Borja sería a la vez hermano y padre; Tita sería madre y abuela; Los hijos del matrimonio Thyssen-Cuesta serían sobrinos y hermanos. Blanca sería cuñada y… ¡madrastra!

Fuentes que provienen de la revista ¡Hola! afirman que, en las memorias sobre la vida de Carmen Cervera publicadas por la revista, se cerraban con el nombre del padre biológico.

El padre no estaba de acuerdo con que se diera su nombre, y la revista decidió no desvelarlo y cambiar el final. Donde antes ponía: «Genéticamente, X es el padre de mis hijas», el público leyó una serie de ambigüedades muy cuidadas que venían a decir lo mismo, pero sin el nombre.

Los rumores dicen que coincidiendo con el tratamiento de una dolencia testicular que Borja padecía, le extrajeron cierta cantidad de esperma. Ese semen viajo de Barcelona a Los Ángeles, allí fue analizado. El análisis decía que el semen era vago y al ser vago, no llega y no fecunda. Lo que explicaría la extrañeza de la baronesa ante el primer embarazo de Blanca Cuesta, y su empeño en hacer pasar a Borja una y otra vez por pruebas de paternidad.

Pero esto ya es otro cantar. Lo que queda claro es que Tita ha dado con las hijas perfectas o así lo cuenta ella en la portada de «¡Hola!». Sus hijas van camino de dejar a genios como Stephen Hawking o Einstein como simples aficionados. Ambas, según la revista, hablan cuatro idiomas y reciben clases de arte, pintura, solfeo, violonchelo, piano, canto y ballet. Esquían y además Sabina escribe cuentos.

Comparte: La Paternidad “el Talón de Aquiles” de Borja Thyssen