En el Caso Taula, Antifraude acredita contrataciones irregulares en Enguera y Requena
Leer más
Mario Sánchez, alcalde de Requena, insiste en su total y absoluta inocencia
Leer más
El Cetro Ocupacional Maria Rafols para personas con diversidad funcional te invita a conocerlos
Leer más

Requena (21/08/19) Si leemos crecemos //Rosana Gutiérrez Tapia 

Hace años conviven dos razas, dos maneras, dos opciones de leer un libro, un artículo, un “lo que sea”…no sólo con la llegada del verano, pero sobre todo con él, podemos ver muchas personas, con su toalla, una tumbona, y un libro bajo el brazo camino de la playa, transitando los múltiples caminos que como a Roma, llevan al mar, desde cualquier punto de nuestra hermosa costa mediterránea.

No sé si recuerdan, pero cuando salió a la luz el e-book, en el 2007, se podían ver muchos libros electrónicos; las personas “fardaban” de tener uno, por moderno, porque pesaba poco, y cabían miles de libros…ostentando una ingente forma de almacenar información, que seguro después sólo unos 10 con suerte, y una gran perseverancia, se leían.

Pero luego, a los pocos meses o el primer año, como si de un juicio salomónico se tratara pasó a ser odiado o amado al extremo, por los que se consideran lectores habituales. Yo escuchaba hablar maravillas del e-book, y pensaba que los libros pasarían de moda, se quedarían en las bibliotecas y librerías esperando algún raro ejemplar de humano que los cogiera para darles sentido, para sentirse vivos, y cumplir su misión en este mundo.

Ahora, actualmente, uno puede leer desde cualquier plataforma tecnológica y sin lugar a dudas, el móvil está desplazando todo. En nuestra mano tenemos todo lo que necesitamos, buscar, leer, hablar, comunicarnos… Podemos realizar muchas actividades profesionales y divertirnos o hacer vida social…¡Todo desde nuestra mano!

Pero, en cambio, cuando uno quiere leer un libro que le apasiona, bien por el tema, bien por el autor, o por la portada…da igual que lo haya visto en una feria, en Facebook, o una publicidad de Amazon…al final, pienso que el papel no puede sustituir a ese gigante de la tecnología.

Tal vez me equivoque, y me gustaría que ustedes si se plantean el tema, eligieran con sinceridad: ¿qué les gusta más? ¿Papel o pantalla?

Yo, personalmente, leo libros en los dos, porque teniendo una plataforma como eBiblio, gratuita, donde puedes descargar hasta doce libros, que a los 15 días se devuelven solos, a no ser que tú solicites más tiempo, da unas prestaciones increíbles para ver qué libros pueden interesar, algunos te atrapan y continuas, otros en cambio,  pensabas que iban a interesarte y,  te dejan frío y lo dejas pasar. Aunque reconozco que aún no están los suficientes libros como para dar respuesta a preguntas muy concretas: alguna temática sobre algún aspecto muy definido, para tu trabajo, para tu familia, para crecer, para lo que sea…

http://comunitatvalenciana.ebiblio.es/ayuda/E0349/es/introduccion.htm#

Pero, tengo que confesar, en lo más profundo de mi corazón, que me  decanto por el papel, me defino y me pierdo en el olor de la tinta sobre las hojas, me motiva mirar una portada atrayente, que deambula por cualquier lugar de mi casa, me sigue, la llevo, la muevo, la pierdo…y, que sin poder evitarlo, me llama a seguir la historia; me divierte jugar con el marcapáginas mientras leo, y crear un ritual de lectura, como si de una sesión de yoga se tratara…

El ritual de lectura para cada uno no conoce papel o pantalla, lo más importante es que no importa la forma, la herramienta, o el dispositivo en el que leemos, sino que leamos, que nos instruyamos, que abramos nuestra mente a nuevas historias, nuevas ideas y nuevas experiencias. De ahí surge nuestro crecimiento interior, nuestra amplitud de miras…

Y a ti, ¿Cómo te gusta?

Comparte: ¿Papel o Pantalla?