La Asociación de Jubilados y Pensionistas de Ayora reabre sus puertas el viernes 25 de junio
Leer más
Llega a Cofrentes CONFLUENTUM MUSIC 2021, una serie de tres cursos de perfeccionamiento musical en trombón, trompa y trompeta
Leer más
La banda juvenil de Jalance celebrará su audición de fin de curso este sábado 26 de junio
Leer más

Requena ( 22/02/17)/ The Pink World from Requena- Aymara Carrascosa

Porque de ser una exclusiva al uso el titular seria: «Chabelita se ha casado», pero la revista Diez Minutos lo titulaba «¡Están casados!«. En la revista se puede ver el documento del Acta de Matrimonio y las fotos de la ceremonia. 

La hija de Isabel Pantoja habría contraído matrimonio el pasado 23 de junio. En una ceremonia civil celebrada en una playa de Cancún, México. Como si hubiera ido a ese programa que emite Antena 3 que se llama “Casados a Primera Vista”.

En su día Chabelita negoció esta exclusiva con una revista que no quiso pagarle lo que pedía. La boda no interesó a ese precio. Entonces el reportaje pasó a formar parte de la intimidad de la pareja. Para ahora inaugurar un nuevo tipo de género periodístico, el de la exclusiva nunca publicada.

El novio, luego marido, Alejandro Albalá, que ha pasado ahora a ser su exnovio o exmarido. Y es que ahora cuando nos enteramos de la boda, resulta que la pareja rompió su relación hace semanas.

La madre de la novia estaba al corriente del “enlace”, su hija se lo habría contado, pero sin darle mucha importancia al considerarlo «un juego de niños«.

Isabel asegura que no ha vendido las fotos de la boda. Todo hace indicar, que el topo es “su marido” Alejandro, quien habría vendido la exclusiva a sus espaldas. El la habría traicionado, no por dinero, sino porque se considera ninguneado por Chabelita.

Esta también se ha pronunciado sobre el reportaje, asegurando que, aunque sí que hubo boda, «no es válida en nuestro país«. Además asegura que emprenderá acciones legales contra la revista, al considerar que las fotos publicadas pertenecen a su vida privada.

Diez Minutos no acepta que se le acuse de publicar falsedades, e insiste en que la boda es totalmente legal. Para la revista estén o no juntos, siguen casados, y si alguno de los dos decidiera volver a contraer matrimonio con otra persona, podrían ser acusados de bigamia.

Recordar que si este matrimonio llega a ser legal, se habrían casado en régimen de bienes gananciales, por lo que todo el dinero ganado con sus trabajos (ironía) pertenece a ambos.

El siguiente paso de la ya expareja: pedir el divorcio y quién sabe si vender también esa exclusiva.

Comparte: Un nuevo género periodístico… la exclusiva nunca publicada