Abierto el plazo para solicitar el Programa de Apoyo a Familia e Infancia en período estival 2021
Leer más
Suerte para en CD Utiel que juega esta tarde el primer partido de la promoción
Leer más
No pudo ser: el Castellón “B” se impuso al C.D. Utiel en la Celadilla por 1-2
Leer más

Requena (19/04/17). Aymara Carrascosa -The Pink World from Requena

La niña que escuchaba a su madre gritarle “¡¡¡Andreita coño… cómete el pollo!!!” cumple la mayoría de edad el 20 de Julio.

Desde el momento en el que Andrea Janeiro Esteban sople 18 velas su rostro saldrá a la luz, y Belén Esteban quiere “exiliar” a su hija, y por eso la mandará a estudiar al extranjero.

Algo comprensible teniendo en cuenta a Chabelita, claro ejemplo de que la cosa puede acabar mal. María Isabel Pantoja Martín, hija adoptiva de Isabel Pantoja, estrenó la mayoría de edad, embarazada, sin estudios y enfadada con su madre. Y aprovechó para subirse al carro de las exclusivas, protagonizar una especie de sección sobre su vida para el programa Cazamariposas y participar en Supervivientes. Un currículum que cualquier madre querría, ¿o no?

El lunes en Sálvame comenzaron a hablar sobre la inminente mayoría de edad de la hija de la colaboradora y el diestro. La princesa del pueblo aprovechó el momento para lanzar uno de sus dardos a Jesulín“Es tan feo, primero dijiste que sí, luego que no, pero aquí está su madre. Estoy tan dolida, pero no le va a faltar y menos para lo que es, por supuesto, aunque no tuviera yo, lo pediría, pero lo tengo”.

Belén, como siempre, aseguró que calla más de lo que dice, dado que ha prometido a su hija no hablar sobre algo que ha sucedido recientemente en la relación padre-hija.

Las palabras tan ambiguas de la colaboradora habrían desencadenado las especulaciones sobre qué podría haber sucedido.

Al parecer todo podría deberse a un desacuerdo económico respecto a la educación de la hija de ambos. Jesús prometió hacerse cargo, en parte, de los estudios, pero llegado el momento y tal vez pensando en que tienen dos hijos más el torero se habría desdicho de su promesa.

Andrea, una estudiante de primera, no tiene duda de que se va a ir a estudiar fuera. Belén contaba recientemente que la niña quiere ir a Londres a estudiar, y que desea ser locutora de radio.

La Esteban ha estado buscando universidad y alojamiento para Andreíta, “lo primero que quiero es que ella sea independiente y que se prepare para su futuro”.

Las declaraciones de Belén podrían avivar un fuego que parecía extinto y que amenazan con provocar un nuevo temporal mediático.

Quedamos a la espera de ver si Jesulín de Ubrique continúa desdiciéndose de sus promesas, o si decide acercase a su hija para explicarle su versión de la historia.

Tan solo el tiempo arrojará luz.

 

Comparte: La niña que no quería comerse el pollo