En el Caso Taula, Antifraude acredita contrataciones irregulares en Enguera y Requena
Leer más
Mario Sánchez, alcalde de Requena, insiste en su total y absoluta inocencia
Leer más
El Cetro Ocupacional Maria Rafols para personas con diversidad funcional te invita a conocerlos
Leer más

               LOS COMBATIVOS REQUENENSES. /Víctor Manuel Galán Tendero.

Septiembre de 1868 no fue un mes más. Distintos grupos políticos y sectores sociales confluyeron en una España marcada por la crisis económica en alzarse contra Isabel II, una reina que había defraudado demasiadas expectativas desde sus años mozos, cuando muchos liberales empuñaron las armas por ella, la que iba a ser la nueva Isabel la Católica.

El 28 de aquel mes la batalla de Alcolea selló su destino y la denostada reina tuvo que marchar a la Francia de Napoleón III, aún orgullosa antes de su abatimiento ante los prusianos. En España los más doctos recordaron la Gloriosa Revolución inglesa de 1688, en la que otro monarca cayó sin grandes derramamientos de sangre, y se volvió a creer factible una monarquía parlamentaria verdadera, abierta a los derechos democráticos. Los primeros encontronazos con los republicanos hicieron trizas el ideal de unanimidad mucho antes del asesinato del general Prim.

Mientras tanto las gentes de Requena estaban pendientes del calendario de las labores del azafrán. A principios de octubre comenzaba la floración de su famosa flor y su cosecha. El 23 de septiembre, cuando todavía la suerte de la Revolución permanecía incierta, se expresó en el pleno municipal requenense la preocupación por el estado de guerra que amenazaba la recolección del azafrán.

Requena vivía una amarga hora histórica en la movida década de 1860. El cólera morbo azotó una sociedad empobrecida por la decadencia de la sedería y que depositaba cada vez más sus esperanzas en la construcción de caminos y en la viticultura, aguardando un progreso esquivo.

La rápida toma del poder por los revolucionarios en nuestra localidad evitó los peores temores. El 3 de octubre el ayuntamiento presidido por el alcalde Toribio García Ibáñez había sido desplazado por una Junta Revolucionaria encabezada por Norberto Piñango, que destituyó a los celadores y a los alcaldes de barrio, además de animar la movilización miliciana con la vista puesta en otro tipo de cosecha.

Fuentes.

                ARCHIVO MUNICIPAL DE REQUENA.

Libro de actas municipales de 1865-68, nº. 2775.

 

Comparte: La lucha amenaza la cosecha del azafrán (1868)