La Comunitat tendrá el mayor psiquiátrico penitenciario de España, con 500 internos
Leer más
El Consejo Escolar Municipal de Utiel aprueba por mayoría mantener los días 17 y 18 de marzo como festivos
Leer más
El PRyA denuncia el lamentable estado en el que se encuentra el casco histórico de  “La Villa”
Leer más

LA BITÁCORA DE BRAUDEL / JCPG
Hay dificultades para valorar el arte. Al destruirse el canon clásico estamos totalmente desorientados. ¿Estamos ante arte? ¿Hasta dónde alcanzan las fronteras de la subjetividad humana?

Inmersos en la imagen. Por supuesto, en la tecnología. Hemos creado un nuevo mito, quizás un mito cuyo potencial es todavía insospechado. nuestros escolares lo saben bien; están metidos en él. Confían más en un ordenador que en cualquier otra fuente de información. La wikipedia es un dios todopoderoso.

¿Podemos confiar tanto en nuestra tecnología? ¿No acabaremos siendo siervos de la misma? Esto no es nada original, ya se está planteando hace décadas, quizás un siglo. Pero, por viejo que sea, ¿dejaremos de plantearlo aunque sea únicamente en el nivel de la educación? ¿Dar el salto al libro electrónico? ¿Hay recursos para ello? ¿Tienen las familias capacidad para financiarlo? Cambia todo muy deprisa y parece que tenemos demasiada prisa por cambiar algunas cosas que han funcionado; han funcionado pero la misma tecnología las convierte en objetos anticuados, en acciones obsoletas y carcas.

En cualquier caso, ¿no están los teléfonos móviles destruyendo una forma de entender la vida, la cultura, la transmisión del saber y el conocimiento? Cuándo nuestros hijos toman el móvil, cuando nosotros mismos lo hacemos para jugar, para comunicarnos, ¿no estamos destruyendo formas valiosas de comunicación que han caracterizado al género humano? Sobre todo, ¿no está el móvil anulando la conciencia de unas generaciones, especialmente las más jóvenes?

En Los Ruices, a 25 de marzo de 2015.

Comparte: Iconofilia, tecnología y otros engendros