Sanidad solicita a las personas que no puedan acudir a la cita de vacunación a que lo comuniquen en su centro de salud para volver a convocarlas
Leer más
El Dpto de Salud de Requena se mantiene en zona de Riesgo Bajo días antes del fin del "Estado de Alarma"
Leer más
El lunes comienza en Requena el proceso de admisión y matrícula de las Escuelas Infantiles Municipales para el curso 2021-2022
Leer más

Los Combativos Requenenses. Víctor Manuel Galán Tendero.

La Guerra Civil perturbó notablemente la vida española entre 1936 y 1939. La movilización de personas, recursos y energías fue notable en ambos bandos, lo que cambió la vida de demasiadas personas.

Del 25 de julio al 16 de noviembre de 1938 se libró la gran batalla del Ebro, en la que el renovado ejército republicano intentó cambiar la suerte de la guerra prolongándola hasta el posible estallido de una nueva conflagración mundial. Hoy sabemos que su esfuerzo al final no estuvo coronado por el éxito, pero implicó a muchos desde el frente a la retaguardia.

La necesidad de personal cualificado era evidente y el gobierno republicano recurrió a sus profesores, como los del Instituto de Bachillerato de Requena. Se les destinó a cubrir un amplio abanico de funciones. A 8 de septiembre de 1938 el docente de Agricultura José Antonio Sellers Galindo se convirtió en profesor civil de Aviación y el de Física y Química José Oria Micho fue destinado a la Fábrica Militar XIV.

La condición de interino auxiliar de Administración Militar de 1ª Clase del Instituto de Manuel Cerveró Gallart le fue conservada a 26 de septiembre de aquel año, pese a su situación militar. Era una forma de servir en el ejército y en la retaguardia.

Se seleccionó a cada profesional en virtud de su especialidad. Se dio la circunstancia del catedrático de francés de Gandía, Julián Amo Morales, que no pudo trasladarse a Requena a comienzos de noviembre por incorporarse a las Milicias de la Cultura.

Otro ejemplo destacado fue el del catedrático de Dibujo Manuel Moreno Gimeno, que el 20 de diciembre pasó a la Subsecretaría de Armamentos de la Zona de Levante. La guerra también empleó el talento y la capacidad de muchas personas de cultura que hubieran querido poner sus dotes al servicio de una España más pacífica y menos cainita.

ARCHIVO HISTÓRICO IES UNO DE REQUENA.

Carpeta de entrada y salidas de la Guerra Civil.

 

Comparte: La Guerra de los Profesores