El yacimiento de Kelin, en Caudete de las Fuentes, acoge este fin de semana unas Jornadas Europeas de Arqueología
Leer más
Entrega de premios del XVI Certamen Internacional De Teatro Breve “Ciudad De Requena” y estreno mundial de “Roma”, ganadora de la edición anterior del certamen
Leer más
La asamblea general de AVAM elige presidente a Salvador Sabater
Leer más

Requena (03/11/18) Aymara Carrascosa //The Pink World from Requena

Este miércoles todo nos  quedábamos sorprendidos, al ver en la portada de la revista Lecturas a Ares Teixidó. La presentadora concedía una exclusiva donde confirmaba lo que se publicó hace un año en las portadas de las revistas. A pesar de haberlo negado durante meses, ahora afirmaba haber mantenido una relación secreta con David Bustamante: «Lo he negado, me he sentido culpable y he llorado mucho». El romance negado por ambos en su momento, fue el primero del cántabro tras su separación de Paula Echevarría.

Ocho páginas con reportaje fotográfico y una entrevista, en la que entre otras muchas cosas cuenta: «Había pasión, pero era mucho más. Estuvimos enamoradísimos».

Muchos ahora nos preguntamos: ¿por qué lo negó?, según sus propias palabras: “Estaba conociendo a alguien y no me interesaba que saliera, quería proteger mi carrera”. Según cuenta también quería proteger al cantante: “Decidí protegerle a él más que a mí. Me sentí juzgada por todos, fue muy duro e injusto”. Y aclara, «él no me escondió. Me escondí yo porque quise». La presentadora habla de lo mucho que le molestó, que la acusaran de filtrar el romance a los medios, pero por suerte y según sus propias palabras, David confiaba en ella.

En la entrevista Teixidó cuenta cómo se conocieron: “El día que nos conocimos, David forzó que estuviéramos solos en el camerino. Esa noche acabamos en la casa de unos amigos míos y David se fue a las 7.30 de la mañana», dice. «Aquello fue un jueves y el domingo se plantó en mi casa de Barcelona. Me dijo: ‘Prepara cena para dos que estoy llegando’. ¡Para que luego digan que era yo la que lo buscaba a él!».

Da detalles de los días que estuvieron encerrados en la casa de ella, para evitar ser pillados por los fotógrafos. «Yo me iba a trabajar y él se quedaba. Él me mandaba whatsapps  para preguntarme cuando llegaba. Me esperaba con una copa de vino, no sabía qué hacer». «Fue entonces cuando asumimos que no podíamos salir de casa. Se creó ese mundo muy nuestro. Lo comparábamos con la época en la que él estaba en OT y yo en GH Vip». «Todo se magnifica cuando estás encerrado. Nuestra historia fue muy intensa, no vivimos el hecho de salir juntos a la calle», asegura. “Asumimos que no podíamos salir de casa. Era un amor escondido”

La presentadora incluso narra una anécdota sucedida en un viaje de Ave entre Madrid y Barcelona, en el que se hicieron los encontradizos en la cafetería del tren. «Fue un juego muy divertido al inicio. Íbamos a la cafetería hacíamos que nos presentábamos, cuando en realidad veníamos de mi casa», dice ahora Ares Teixidó.

En el interior de la publicación podemos leer su versión de lo que sucedió en la mañana que las portadas de los quioscos revelaron su romance furtivo. El cantante y ella estaban juntos en la cama: «Estábamos durmiendo. Abrí el whatsapp y me lo encontré. Nos pusimos súper nerviosos. Ese día fue muy duro. Aquel día no salí de su ático hasta las 11 de la noche», recuerda ella. «No le culpo de nada a David. Le quiero mucho, ha sido muy importante para mí, sin ser el amor de mi vida», admite.

Preguntada por si su apasionado romance ‘secreto’ con David no le pareció sano, responde: «Siento que viví una relación tóxica por cómo fue todo». Desvela lo mal que lo pasó esos meses por las críticas y comentarios sobre ella. «Tengo mi carrera desde hace muchos años y de repente soy la fresca que persigue a cantantes. No había dinero que me quitara la sensación de ansiedad y dolor».

Pese al interés de los dos por ocultar la relación, la presentadora no cree que fuera eso lo que puso punto y final su historia de amor. Asume que su historia no iba a funcionar tras hacerse pública. Recuerda que estaban «enamoradísimos, luchábamos para que no pasara lo que acabó sucediendo».

Ares confiesa que el fin de la relación le costó más de un disgusto. “Decidí huir y no decir nada. Nadie vio la realidad, era el mundo contra mí” Al parecer ya no mantienen ningún contacto. “Nunca nos dijimos un adiós. Si nos viéramos, no tendría ningún problema. No sé él. Le quiero mucho, a pesar de todo. No soy una persona rencorosa ni vengativa. Fue un capítulo muy intenso, me quedo con nuestro piel con piel”.

Así, y asumiendo que su historia no iba a funcionar tras hacerse pública, recuerda que estaban «enamoradísimos, luchábamos para que no pasara lo que acabó sucediendo». Eso sí, pasaron las navidades juntos y, asegura, «en junio fue la última vez que estuvimos juntos», cuando Bustamante ya estaba con Yana Oliva…

Salvo que las declaraciones concedidas por Ares a la revista lecturas sean falsas, puede decirse que David es un embustero. El ex triunfito llegó a mostrarse indignado ante los medios desmintió categóricamente el affaire: «Es mentira. ¡Si sólo la conozco de un día!», decía mientras se acostaba con ella en su casa, en casa de ella en Barcelona y en los hoteles de su gira de conciertos, incluso después de iniciar su idilio con la bailarina Yana Olina.

Fue en octubre del 2017 cuando salieron a la luz las fotografías en las que se veía a la presentadora entrando en el portal del edificio donde vive el cantante en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Ella en su momento aseguró que el motivo por el cual se encontraba allí era que «iba a casa de una amiga». Por entonces no quiso resolver la incógnita, no habló del tema ni en televisión ni  en revistas y procuró mantenerse alejada de los medios de comunicación.

Algo ha cambiado y ha  decidido desmentir sus propias mentiras. Al igual que nos hemos preguntado: ¿Por qué lo negó?, nos preguntamos ¿por qué ha decidido romper el silencio?

Según Kiko Hernández, la presentadora tuvo que dejar el piso en el que vivía porque no podía pagar el alquiler y se ha mudado a una zona de Barcelona más asequible. A pesar de que la presentadora no atraviesa su mejor momento económico, es muy probable que no sea ese su único motivo. Algunos de sus conocidos hablan de “despecho”, y otros dicen que está deseando acaparar protagonismo mediático para volver a televisión.

Por la entrevista, Ares Teixidó ha cobrado 17.000 €. Esta puede parecer una cifra muy alta, pero hace poco más de un año la cantidad que se hubiese pagado por esta misma entrevista se hubiese triplicado, incluso cuadruplicado.

Comparte: Estuvimos enamoradísimos