La Asociación de Jubilados y Pensionistas de Ayora reabre sus puertas el viernes 25 de junio
Leer más
Llega a Cofrentes CONFLUENTUM MUSIC 2021, una serie de tres cursos de perfeccionamiento musical en trombón, trompa y trompeta
Leer más
La banda juvenil de Jalance celebrará su audición de fin de curso este sábado 26 de junio
Leer más

LA BITÁCORA / JCPG

Este es el Quijote que para muchos de nosotros nos resultará familiar. Corresponde a la serie de TVE en dibujos animados.

«In uno lugare manchego, pro cujus nomine non volo calentare cascos…»

Así comienza la traducción del Quijote al latín macarrónico realizada por el indomable cura don Ignacio Calvo y Sánchez. Una proeza de este estilo no puede ser fruto del placer, sino de la imposición disciplinaria de su rector mientras era seminarista en el seminario conciliar central de Toledo. Qué tiempos en los que un joven alumno podía ser castigado a traducir el Quijote al latín. Ahora puede uno cansarse de llamar la atención con partes y otras lindezas por el estilo, pero el alumno sale indemne. El resultado de tan proverbial castigo es la Historia Domini Quijoti Manchegui, una obra de arte de la ironía. Esta obra, junto con algún pasaje extraído de su interior, como el inicio del “Capitulum primerum”, puede contemplarse en una exposición curiosa y excepcional que se expone en la iglesia de Santa María.

La verdad es que cuando pude ver esta exposición lo hice bajo la guía excepcional de uno de los comisarios de la misma: Nacho Latorre, y así las cosas se asimilan mejor y en toda su complejidad, pues tras los comentarios habituales de un simple guía, laten los anhelos, objetivos y logros de la mente pensante de la muestra. Y esto es un gran lujo.
La muestra no tiene desperdicio. Gira sobre diferentes pivotes: las ediciones antiguas cervantinas, el Cervantes traducido, los autógrafos Cervantinos, los ilustradores de Cervantes ( con Segrelles, Picasso, Dalí, y como no, el gran Doré), las biografías, el Cervantes bajo la lupa de los expertos, la ruta de Quijote, los Quijotes de diversas generaciones de españoles, etc. No sabía que hasta el habano había conocido la impronta quijotesca, pues se realizaron vitolas para estos puros, en una colección que es un prodigio de la curiosidad.
Es para no perdérsela. Pero no debe olvidarse uno del contexto, pues en la villa existen este verano muchas cosas que ver. Un atractivo extra para todos, los de aquí y los de fuera.
En Los Ruices, a 7 de septiembre de 2016.

Comparte: De Cervantes y Quijotes