En el Caso Taula, Antifraude acredita contrataciones irregulares en Enguera y Requena
Leer más
Mario Sánchez, alcalde de Requena, insiste en su total y absoluta inocencia
Leer más
El Cetro Ocupacional Maria Rafols para personas con diversidad funcional te invita a conocerlos
Leer más

LA BITACORA/JCPG

El que diga que no los sospechaba es que no había realizado la reflexión adecuada. Las nuevas fuerzas políticas emergentes cayendo en los mismos tics que sus rivales de la llamada vieja política. La reyerta en Podemos, con la cabriteras volando para un lado y otro, vienen a mostrar que las organizaciones –sean partidos o no- no son otra cosa que grupos de personas. El fin es el mismo siempre. Y otros, como Ciudadanos, viran hacia la derecha, allí donde siempre hubo un camino despejado, no el sendero repleto de aliagas de la izquierda.

La brújula de los que no tienen brújula se ha extraviado. ¿Dónde poder encontrarla? Me viene a la mente estos documentos pseudo informativos y, básicamente, propagandísticos, que los partidos locales publican en esta misma revista. Si se trata de escritos salidos de los grupos en el poder, la línea es evidente que se dirigirá a resaltar, ensalzar y proclamar doquiera que se oiga la bondad, el esfuerzo y los desvelos del gobierno municipal. En cambio, si es la oposición siempre se subrayará lo mal que gestiona el partido en el poder y lo que se están perdiendo los ciudadanos por no haberles votado. La brújula no parece que la podamos encontrar tan claramente en los grupos hoy en liza. Están ahí, elegiremos entre ellos, les entregaremos votos, pero…

El ansia de poder es lo que está tras las peleas internas de los partidos. Un campo sembrado de cadáveres rodea a los líderes partidistas. Inevitable resulta que otros queden tirados en el camino. Inevitable también que aquellos con aspiraciones se amaguen en el primer ribazo con broza confortable para que pase el potente viento del líder triunfante. Cuando pasen las rachas, harán asomar las orejas. Mientras tanto nos enteramos de lo que quieren que nos enteremos.
 
El año termina entre brumas. La información no es tan libre y nítida como algunos quieren hacernos creer. Los “nuevos políticos” han subrayado el cambio, la ruptura con la “vieja política”. El tiempo viene a poner sobre la mesa que las rupturas no existen; se trata de entelequias construidas por intereses grupales o personales con tal que los cambios se perciban como más drásticos de lo que realmente son. Presentar las cosas de espaldas a la historia es lo que dificulta la comprensión de la realidad. No hay un antes y un después; no hay un blanco y negro. Hay más de continuidad del pasado en el presente. Y esto lo saben bien los ciudadanos sin brújula.

Los sin brújula entraremos en el nuevo año con esperanza. Feliz año.

En Los Ruices, a 29 de diciembre de 2016.

Comparte: Los sin brújula.