Con el voto de los viticultores de uva para cava requenenses, tendremos, por primera vez, voz y voto en la DO Cava
Leer más
Peregrinación Jacobea de los centros ocupacionales de Utiel y Requena
Leer más
Declarado un incendio en Venta del Moro en el que trabajan 5 medios aéreos
Leer más

El 6 de julio serán las elecciones de la DO CAVA

Requena (01/06/22) – Fuente: Crónica Global

La DO Cava se encamina a unas nuevas elecciones tras la crisis del Covid-19, con una novedad: los productores afincados en Requena (Valencia) y Almendralejo (Extremadura) optarán por primera vez a un asiento en el consejo regulador. Además, se ha reabierto el debate sobre el tamaño ideal de las plantaciones de espumoso.

Actualmente, los agricultores de ambos enclaves no tienen voz ni voto en el órgano compuesto por 12 vocales que vela por la excelencia de la bebida. Tanto la Junta de Extremadura como la Generalitat Valenciana forman parte del órgano de gobierno, si bien solo como observadores.

La unión hace la fuerza

Los propietarios de fuera de Cataluña no se sienten bien representados por sus instituciones autonómicas, según han hecho constar a Crónica Global. De ahí que entre outsiders hayan aunado fuerzas para lograr, al menos, un asiento en el consejo. «La situación es complicada, pero queremos tener voto y aspiramos a un representante», explica Juan Metidieri, portavoz de Asaja en Badajoz.

Las vocalías de la DO Cava se reparten de la siguiente forma: seis para los elaboradores –subdivididos en cuatro escalones en función del volumen de producción– y seis para los productores –uno para el vino base, dos para los socios de cooperativas y tres para explotaciones que no sean socios de cooperativas–. Precisamente en este último grupo se ha presentado la candidatura Requena y Almendralejo por la defensa del cava.

Reivindicación

La reivindicación de estos territorios viene de lejos. No solo se trata del mayor potencial de crecimiento de ambas regiones vitícolas -en el caso de Almendralejo, tan solo se explota actualmente el 15% de sus terrenos cultivables-, sino también de algunas peculiaridades como el foco en los cavas ecológicos que predomina en Requena -posición que, por otro lado, también defienden las bodegas de la marca Corpinnat, escindida de la DO Cava en 2019-.

«Las opciones de sacar un puesto son dificilísimas, pero reivindicamos nuestras particularidades y nuestra capacidad de aportar de forma positiva en el debate sobre la regulación del cava», expone Fernando Medina, consejero delegado de Dominio de la Vega. En el ánimo de los cavistas extremeños y valencianos anida un sentimiento de desatención por la forma de proceder de la DO, en que por razones históricas y de peso económico tienen abrumadora mayoría las bodegas catalanas.

Encontronazos judiciales

Ha habido incluso encontronazos judiciales. En junio del año pasado, el consejo regulador ganó un pleito en que solicitó que el cava de Requena no se etiquetara como Cava de Requena por su similitud con otra denominación de origen, la de los vinos de Utiel-Requena. Otra cuestión que también ha enfrentado a los agricultores extremeños con la DO ha sido la cifra máxima de hectáreas cultivables. Las explotaciones de Almendralejo ganaron la batalla en 2021 por la ampliación de sus viñas. Pero la cuestión también trae cola en la comunidad catalana.

En conversación con este medio, Javier Pagès, presidente de la DO Cava desde 2018, ha argumentado que un exceso de cantidad perjudica la «calidad» de las referencias. Pagès ha respondido así a los recientes comentarios realizados por Freixenet, que solicitó entre otras actuaciones un aumento de la producción de uva por hectárea.

Debate sobre la producción

Un portavoz del grupo empresarial ha querido dejar claro que «la búsqueda de consenso» es fundamental para el progreso de todos los agentes implicados en la elaboración del cava. La compañía ha hecho hincapié en que «para reactivar el mercado del cava se deben potenciar las ventas para crecer» e «incrementar la rentabilidad económica del viñedo», siempre alcanzando acuerdos con todas las partes implicadas en el sector.

Por su parte, Pagès ha defendido el trabajo realizado durante el último mandato con medidas como el apoyo a la internacionalización y el lanzamiento de una escuela online de formación, así como los cambios normativos para realzar el valor de los cavas reserva y la rezonificación de la producción para potenciar el origen local.

Urnas el 6 de julio

Pese a estos dimes y diretes, el cava llega plenamente recuperado a la cita con las urnas. Las 370 bodegas de la DO embotellaron el año pasado 252 millones de unidades, el 17,34% más que en 2020 y en línea con los 249 millones producidos en 2019.

En las próximas semanas, las distintas candidaturas presentarán sus propuestas en público. Las elecciones están previstas el próximo 6 de julio.

 

Comparte: El Cava de Requena y de Almendralejo piden voz en el sector