Ya se pueden presentar las solicitudes para reestructura y reconversión del viñedo
Leer más
Encontrada la menor desaparecida en Requena en perfecto estado de salud
Leer más
Balance de la OMIC de Requena en 2021
Leer más

Medidas preventivas a tener en cuenta para evitar las enfermedades fúngicas de la madera de la vid

Requena (04/01/22)- GVA

La conselleria de Agricultura edita un boletín de avisos que especifica, para el mes de enero de 2022, la lucha de plagas y enfermedades en cítricos, frutales y viña, así como la guía de buenas prácticas de higiene en la producción primaria agrícola. Podéis verlo al final de esta página.

Centrándonos en el viñedo, a continuación se ofrece un resumen de qué son las enfermedades fúngicas de la madera de la vid, cómo prevenirlas en plantaciones nuevas y adultas y cuáles son los cuatro productos autorizados para proteger los cortes de poda.

Las enfermedades fúngicas de la madera de la vid están causadas por diversos hongos que viven y colonizan las partes leñosas de una planta de vid. Estas enfermedades producen necrosis y decoloraciones en el interior de la madera, así como infecciones vasculares y descomposición esponjosa seca. La sintomatología externa consiste en un decaimiento general y progresivo de la planta, que se traduce en retrasos en la brotación, yemas muertas, decoloraciones internerviales, hojas cloróticas, etc…

Las plantas afectadas por estas enfermedades sufrirán una pérdida de la productividad y en bastantes ocasiones, la muerte. Actualmente las enfermedades de la madera de la vid se agrupan en dos grandes grupos. Por una parte, las que afectan a plantas jóvenes durante los primeros años de la plantación, son la “Enfermedad de Petri” y el “Pie Negro”. Por otra parte, las que afectan a plantas adultas, en el viñedo ya establecido, son la “Yesca”, la “Eutipiosis”y el “Decaimiento por Botriosphaeria”.

En la página web de Sanidad Vegetal, en Informaciones Técnicas (Viña), encontrarán la “Guía sobre las enfermedades fúngicas de la madera de la vid”. En ella podrán consultar sobre la sintomatología y los agentes causales de cada una de ellas.

Medidas de control:

Los dos principales medios de dispersión de estas enfermedades son a través del material de propagación y a través de las heridas de poda. Actualmente, no existen medidas de control curativas, por lo que para reducir el impacto de las enfermedades fúngicas de la madera de la vid se recomienda:

Medidas preventivas para nuevas plantaciones.

  • Utilizar material vegetal con la mayor calidad fitosanitaria posible. Hoy en día, los viveros pueden reducir significativamente la presencia de hongos de la madera en sus plantas mediante dos intervenciones: mediante utilización de agentes de biocontrol autorizados y tratamiento de termoterapia con agua caliente.
  • Recomendamos que los plantones presenten un grosor adecuado, con un callo basal bien cicatrizado y una buena distribución de las raíces. Además, el terreno debe estar en perfectas condiciones de plantación y procuraremos que las raíces queden hacia abajo, no dobladas hacia arriba. Por último, después de la plantación, evitaremos la intensificación del cultivo durante los primeros años de plantación, evitando situaciones de estrés y las altas producciones. Es importantísimo la aplicación, después de la poda, de productos preventivos para evitar la entrada a través de los cortes de poda de los hongos causantes de estas enfermedades.

Medidas preventivas en plantaciones adultas.

  • Marcar en verano las cepas con síntomas y podarlas en invierno después de las sanas.
  • Eliminar y destruir brazos y cepas muertas. Se procederá a su gestión de acuerdo a las posibilidades de cada zona (quema, compostaje, pelets, etc.). De esta manera reduciremos significativamente el inóculo de las enfermedades presente en nuestra parcela.
  • Podar en tiempo seco, dejando pasar 4-5 días sin podar después de una lluvia o nevada.
  • Desinfectar las herramientas de poda regularmente. Esta desinfección se puede realizar con lejía comercial diluida al 50%, con alcohol, o con cualquier otro producto registrado para tal uso.
  • Cuando se realicen cortes de poda gruesos, se realizarán lo más vertical posible (para que no duerma el agua sobre el corte) y se aplicará inmediatamente un mástic protector, o un producto preventivo autorizado para proteger los cortes de poda.
  • Poda terapéutica. Cuando durante la poda se detecte alguna necrosis o podredumbre, seguiremos cortando hasta encontrar tejido sano o sin síntomas.
  • En algunos casos, especialmente cuando se trata de Eutipiosis o Decaimiento por Botriosphaeria, se puede rejuvenecer la cepa a partir de un brote basal.

 

Materias activas recomendadas:

Actualmente existen cuatro productos autorizados para proteger los cortes de poda en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Tres de ellos están basados en un agente de control biológico y el otro, basado en materias activas fungicidas. Los enumeramos a continuación:

* Trichoderma atroviride, cepa I-1237 (ESQUIVE)

* Trichoderma atroviride, cepa SC1. (VINTEC)

* Trichoderma asperellum, cepa ICC012+Trichoderma gamsii, cepa ICC080. (BLINDAR)

* Polímero líquido a base de Piraclostrobin 0,5%+Boscalida 1%. (TESSIOR)

 

 

Comparte: Boletín de avisos para la lucha de plagas y enfermedades del viñedo