5º Control de maduración de la DO Utiel-Requena
Leer más
Ancho permitido en vendimiadoras y obligación de llevar remolques con lona
Leer más
Aprobadas 55 obras de mejora en espacios y servicios públicos de la comarca Requena-Utiel
Leer más

Requena (09/08/22)

Desde el boletín de avisos de la GVA del mes de agosto nos informan de los siguientes cuidados que hemos de tener con el viñedo:

Polilla del racimo (Lobesia botrana) 3ª Generación

En el momento de la redacción de este boletín, se ha iniciado la curva de vuelo de la 3ª generación de la polilla del racimo en las zonas más precoces. Los avisos de tratamiento para cada zona vitícola se darán por internet en su momento oportuno.

Les recordamos que esta generación es la más peligrosa, ya que los racimos se encuentran en el momento de la maduración y las heridas ocasionadas por las larvas de polilla son auténticas puertas de entrada para los hongos, especialmente Botrytis cinerea, que causarán podredumbres, con la consiguiente pérdida de cosecha y, sobre todo, de calidad.

Mosquito verde 

Los niveles de plaga de mosquito verde no fueron excesivamente altos durante la segunda generación de polilla. No obstante, las condiciones meteorológicas son muy favorables para su desarrollo, por lo que recomendamos vigilar los viñedos, y realizar un tratamiento insecticida si durante la tercera generación de polilla se supera el umbral de tratamiento, el cual, está establecido en 2 insectos/hoja, según la Guía de Gestión de Plagas de Uva de Transformación.

De igual manera, una vez finalizada la vendimia, si continúan observándose poblaciones elevadas de mosquito verde (superiores a 2 insectos/hoja), se recomienda realizar un tratamiento específico contra esta plaga para evitar malos agostamientos de los sarmientos.

En las nuevas plantaciones y/o injertadas se deberá extremar la precaución, ya que los daños ocasionados por esta plaga podrían ser considerables.

Mildiu 

Al principio de esta campaña se produjeron condiciones muy favorables para el desarrollo de esta enfermedad. A pesar de haber una alta presión del hongo, los tratamientos realizados han conseguido, de forma generalizada, un buen control de la enfermedad. Sin embargo, en algunos casos puntuales se ha observado un control más deficiente, apreciándose incluso manchas en hojas.

Les recomendamos vigilar los viñedos en la 3ª generación de polilla, y en el caso de observarse manchas o producirse condiciones meteorológicas favorables, realizar una aplicación fungicida para evitar un ataque de mildiu tardío o “mildiu en mosaico”. Este tipo de mildiu es el inóculo o reservorio que podrá producir nuevas contaminaciones en la próxima campaña, además de una defoliación prematura de las cepas, con la consiguiente disminución de reservas de cara a la brotación del próximo año.

Por último, en el caso de realizar alguna aplicación, lo recomendable sería la elección de un fungicida de contacto.

Oídio 

En general, el control de esta enfermedad endémica en nuestros viñedos ha sido muy satisfactorio, como consecuencia de la buena praxis en los tratamientos efectuados para su control, tanto por la cantidad de tratamientos realizados, como por su buena técnica de aplicación. Les animamos a seguir trabajando en esa línea.

Una vez alcanzado el envero sin oídio, éste ya no atacará a los racimos, por lo que podemos considerar terminado el control de la enfermedad.

A pesar de ello, si durante la tercera generación de polilla se observa algún síntoma de oídio en racimos, se debería realizar un último tratamiento fungicida, para evitar en la manera de lo posible el rajado de las bayas, y consecuentemente la aparición de las posteriores pudriciones.

Podredumbre Gris

Los ataques más importantes de esta enfermedad se producen a partir del envero y especialmente en la época de maduración si las condiciones climatológicas son favorables, y además existen heridas en las bayas, como consecuencia de un mal control de la polilla del racimo o una mala praxis en el control del oídio.

Las aplicaciones preventivas de productos específicos contra esta enfermedad, junto a un buen control de polilla y oídio disminuirán considerablemente los daños causados por esta enfermedad.

Les recordamos que para evitar problemas en la fermentación de los mostos deberán transcurrir, como mínimo, 21 días entre la aplicación de un producto antibotritis y la vendimia.

Comparte: Boletín de Avisos de agosto para el viñedo