La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana entrega el premio de su campaña, ¡Vive la caza! que promueve la actividad entre los más jóvenes
Leer más
Consulta aquí TODAS las nuevas medias. la nueva situación a partir de este día 09 de mayo tras el fin del Estado de Alarma
Leer más
Los bomberos logran rescatar a un hombre que había quedado atrapado bajo su tractor en la pedanía venturreña de Casas del Rey
Leer más

A Puig le falta alguna lección de economía para entender lo que es la fiscalidad progresiva, la rebaja de impuestos, la reactivación del consumo y la creación de empleo.

Requena (24/04/19) Partido Popular de Requena

La número uno del PP al Congreso por la provincia de Valencia, Belén Hoyo, señaló en Requena que “la revolución fiscal de Casado y de Bonig supone más dinero en el bolsillo de los valencianos”.

Puig debería documentarse sobre la revolución fiscal que propone Bonig porque la rebaja de impuestos a todos los ciudadanos es compatible con un mantenimiento de las arcas públicas y una mejor gestión de los mismos. A Puig le falta alguna lección de economía para entender lo que es la fiscalidad progresiva, la rebaja de impuestos, la reactivación del consumo y la creación de empleo. Bonig propone medidas muy concretas que benefician directamente al consumo, que activan la economía doméstica, generan riqueza y fomentan el empleo.

No es de extrañar las descalificaciones de Puig hacia una propuesta que se le escapa, en alguien que ha aumentado la presión fiscal un 31% a cada valenciano en solo cuatro años, con un descontrolado aumento de los impuestos. Los valencianos ahora pagan 3.080 millones de euros más en impuestos y tasas que hace cuatro años. Esto se va a acabar y el dinero estará en el bolsillo de la gente.

Subir cada día los impuestos más a los valencianos no es una forma de gobernar. La revolución fiscal de Bonig es una revolución que afecta directamente y desde el primer año en los valencianos. La mejor política que se puede hacer desde el punto de vista social es que el dinero de los valencianos esté en el bolsillo de los valencianos.

Desde el PP  entendemos que la revolución fiscal de Bonig le rompa los esquemas a Puig. Es posible reducir la administración eliminando chiringuitos botánicos públicos superfluos que han costado casi 500 millones de euros, gestionar mejor y no hacer como Puig y Oltra, una administración cada vez más grande a la que le sobra mucha grasa. No se trata solo de frenar la subida de impuestos, sino eliminar algunos de un plumazo, bajar otros e incentivar determinados aspectos para ayudar a salir adelante a aquellos con menos recursos.

Comparte: Belén Hoyo afirmó en Requena que la revolución fiscal supone más dinero en el bolsillo de los ciudadanos