Utiel suspende sus todas las fiestas del municipio ante un escenario incierto que dependerá de la evolución de la COVID
Leer más
“Bona Vesprada” recibe al pueblo de Jalance el próximo lunes
Leer más
Sanidad solicita a las personas que no puedan acudir a la cita de vacunación a que lo comuniquen en su centro de salud para volver a convocarlas
Leer más

La técnica es respetuosa con el medio ambiente y el equilibrio biológico

Requena (04/03/20) Luis Ibáñez

La extensión de viña en la que se aplica la confusión sexual contra la polilla del racimo continúa creciendo en Requena-Utiel, “por los buenos resultados que se están obteniendo “ según han afirmado titulares de explotaciones vitícolas . Este año se aplicará en más de 8.000 hectáreas y seguirá creciendo en los próximos años.

Según el departamento de Sanidad Vegetal de la Conselleria de Agricultura, la confusión sexual es una técnica de control de la polilla del racimo “no contaminante, que no deja residuos en la uva, respetuosa con el medio ambiente y el equilibrio biológico, y que genera un valor añadido al producto final”.

El fundamento de la técnica “es impedir que el macho localice a la hembra, así no la podrá fecundar, con lo que se reducirán de una manera significativa las puestas en los racimos, y por consiguiente, el número de larvas y la cantidad de daños en el viñedo” detallan las fuentes.

La técnica consiste en distribuir y difundir permanentemente de forma masiva feromona sintética de la hembra por todo el viñedo, con lo que se formará una nube feromonal que desorientará y con

fundirá a los machos, dificultándoles la localización de las hembras y su acoplamiento. La feromona es emitida por unos difusores o emisores, repartidos homogéneamente por toda la superficie del

viñedo. Estos difusores se deben colocar inmediatamente antes del inicio del vuelo de adultos de la primera generación.

Desde Sanidad Vegetal destacan que “ la técnica no altera el equilibrio biológico existente en nuestros viñedos, respetando al máximo la fauna auxiliar. Por lo general, no es preciso realizar intervenciones químicas contra otras plagas secundarias”.

Comparte: Este año se aplicará la lucha biológica contra la polilla del racimo en más de 8.000 hectáreas de viña de Requena-Utiel