El grupo político Vecinos por Ayora, mediante la grafitera Barbitukills, realiza un mural en su sede por los derechos LGTBIQ+
Leer más
El PRyA denuncia que la piscina de Roma continúa cerrada
Leer más
El Plan Resistir Plus se abre a todas las empresas
Leer más

CCPV-COAG convoca una reunión informativa, el próximo miércoles 21 de agosto de 2019 a las 18:00 en Coviñas (Requena) para tratar este tema

Requena (19/08/19) CCPV-COAG CV

Ante las noticias que nos están llegando sobre los precios de la uva para la elaboración de Cava con Denominación de Origen, la Coordinadora Campesina del País Valenciano –COAG,desde Requena, único municipio Cava de la Comunidad Valenciana manifiesta su total apoyo a las movilizaciones y protestas que se están empezando a desarrollar en El Penedés.

La situación es alarmante y preocupante.La industria alegando que existen excedentes en los almacenes del año pasado está hablando de pagar entre 30 y 35 céntimos el kilogramo de uva para esta campaña. Esto supone una bajada de un tercio con respecto al año pasado que osciló entre los 45 y 50 céntimos.

La realidad es que el año pasado hubo una muy buena cosecha, de las37.858 hectáreas inscritas y en producción37.858 hectáreas de viñedo de la DOP Cava, se recolectaron 325,7 millones de Kg, de estos quedan en stock 65 millones de botellas. De esta producción un 10% corresponde al municipio de Requena. La agroindustria se aferra a estos datos para bajar los precios de una forma bárbara y brutal, con ello buscan única y exclusivamente acabar no solo con nosotros, campesinos trabajadores de la tierra sino con una economía e industria local que vive en gran medida del Cava. Las rentas agrarias si se consuman las amenazas, se van a ver menguadas y con ello el consumo en alimentación, bienes de equipo, maquinaria, servicios y consumo local en general. Ello no solo va a afectar al municipio de Requena con 36.881 hectáreas en producción este 2019, sino a toda la comarca. Una comarca que vive eminentemente de la agricultura y la industria vitivinícola, con una población de 38.000 habitantes.

A todo ello hay que sumar que este año, se espera una cosecha bastante damnificada en cuanto a cantidad a causa de la sequía y el granizo tanto en los viñedos como en almendros y unos precios que se estiman bastante bajos para los vinos tintos, blancos y rosados que no son Cava.

Con todo ello queremos apelar a la movilización de los y las agricultores/as que producen Cava, pero también al resto de personas que se dedican al campo y a la sociedad en su conjunto. Pues todos estamos siendo agredidos con esta maniobra especulativa que únicamente busca acabar con nuestro medio de vida y la de todas las personas que vivimos en el mundo rural.

Por otra parte, queremos hacer un alegato en defensa de la regulación del sector agrario en su conjunto, pues el único que se estaba salvando de la ruina absoluta era el vitivinícola por eso mismo, porque las producciones están reguladas y la industria solo puede elaborar el producto con documentación evitando así la especulación.

Esperamos una implicación decidida en dicha cuestión por parte del sector, otras organizaciones agrarias y las administraciones que han mostrado en otras ocasiones su apoyo al Cava y al Cava requenense, más concretamente tanto Ayuntamiento como Consellería, Diputación y Presidencia de la Generalitat.

Por ultimo queremos apelar a una reflexión para la sociedad en su conjunto, si al campesinado nos pagan 30 céntimos por un kg de uva quien se queda la diferencia cuando están pagando 3, 4 o 6 euros por una botella de Cava. Solo buscamos precios dignos y equilibrio en la cadena alimentaria, esto se puede extrapolar a todos los productos agroalimentarios. Reivindicamos el consumo de producto local y de cercanía que es el que dignifica la vida del que lo produce.

Por una vida digna en nuestros pueblos, sus habitantes y un medio rural habitado y saludable. ¡Viva la tierra!

Convocamos a una reunión informativa, el próximo miércoles 21 de agosto de 2019 a las 18:00 en Coviñas.

Comparte: La Agroindustria presiona a los viticultores de cava con una bajada de precios por debajo de los costes de producción