El PRyA lamenta el retraso en el pago de las subvenciones a los sectores de la hostelería y los locales  de ocio
Leer más
Alerta por mensajes falsos de vacunación
Leer más
La bajada de temperaturas amenazan a los viñedos
Leer más

Requena (12/07/17) . Elmundo.es/Francisco Álvarez

  • El Consorcio Valencia Interior, dispuesto a asumir basura del área metropolitana en sus instalaciones
  • La Emtre recibe hoy residuos de las comarcas centrales pese a estar al límite
  • El Consell cambiará la ley para ampliar un macrovertedero en suelo quemado

La Conselleria de Medio Ambiente ultima una modificación de la ley Forestal para posibilitar la ampliación del vertedero de Dos Aguas, que recibe los desechos de Valencia y su área metropolitana y que se encuentra muy cerca de su límite de capacidad. Pero existe una alternativa técnica viable, un plan B, que permitiría sortear los problemas legales asociados a esta infraestructura, que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana declaró ilegal en 2008. ¿Los motivos? La instalación de la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos (Emtre) se levantó en suelo no urbanizable, sometido, además, a protección ambiental.

La planta de eliminación de residuos de Caudete de las Fuentes ofrece numerosas ventajas frente a su homóloga de Dos Aguas, según los expertos consultados por este diario. El acceso es rápido y sencillo desde la autovía A-3 (se sitúa a menos de una hora de Quart y Manises, con un trayecto más corto y menos intrincado que el de Dos Aguas), nunca ha recibido contestación social, dispone de suelo para futuras ampliaciones y presenta unas condiciones geológicas excelentes. El vertedero se emplaza en una zona arcillosa e impermeable que representa una barrera natural para los lixiviados.

El vertedero de Dos Aguas, que gestiona el Consorcio Valencia Interior (CVI), se inauguró en 2013 y recibe la basura de cinco comarcas -Los Serranos, Rincón de Ademuz, Utiel-Requena, la Hoya de Buñol y Camp de Túria- que apenas representan el 10% de la población de toda la provincia. El bajo índice de rechazo fruto de la separación en origen y del elevado aprovechamiento de residuos en las plantas de tratamiento del CVI garantiza a esta infraestructura un periodo de vida útil que culminaría en 2033.

Lógicamente, las previsiones cambiarían de asumir la basura de todo el área metropolitana. Se colmataría mucho antes. Por eso resulta imprescindible actuar con planificación y estudiar ya una ampliación de su capacidad. No son meras hipótesis. El Consorcio Valencia Interior estaría dispuesto a ser solidario con el área metropolitana, admitió ayer su presidente, Manuel Civera, y a aceptar basura de esta demarcación en apuros. Dos Aguas, que paradójicamente se ubica en el área de influencia del CVI, está muy cerca de alcanzar su límite aunque, sin embargo, recibe basura de las comarcas centrales.

Cualquier acuerdo de colaboración implicaría la rúbrica de un convenio para regular al detalle las condiciones y contraprestaciones de este servicio, precisó ayer Civera, que es también el alcalde de Llíria. Por tanto, la Emtre no sólo tendría que compensar económicamente al CVI (lo que abarataría la tasa de basuras de sus vecinos), sino que debería asumir también sus criterios de tratamiento para ganar en eficiencia y reducir la tasa de basura que termina en el vertedero. Según los expertos consultados, en la Emtre todavía hay mucho margen de mejora.

Comparte: El vertedero de Caudete, alternativa a la ampliación de la planta de Dos Aguas