El PSPV-PSOE destaca en Requena-Utiel la respuesta ágil y eficiente de la Generalitat a la pandemia
Leer más
Sanidad plantea abrir solo las instalaciones deportivas al aire libre y mantener cerradas las de interior
Leer más
AVA-ASAJA prevé que la agricultura valenciana perderá 90 millones con la PAC 2023-27 propuesta
Leer más

Requena 17 enero 2017/ Ángel Ossorio-Econonia3.com

Torre Oria es una de las bodegas más antiguas de nuestro país, al fechar su origen en 1897 cuando la familia Oria de Rueda levantó el primer edificio. En tantos años ha pasado por todo tipo de circunstancias, estando hoy en un momento dulce y en expansión que le ha llevado a cuatriplicar la facturación desde 2012. Buena materia prima en tres denominaciones, Cava, Utiel-Requena y Valencia, y una buena comercialización son parte del secreto.

“No hacemos los vinos que nos gustan a nosotros, sino los que les gustan a nuestros clientes”. Con ese sencillo pero contundente lema en Torre Oria han logrado revertir la situación crítica de una bodega clásica de la Comunitat que en 2012 estaba al borde de la bancarrota y hoy es un ejemplo de innovación y de actividad exportadora.

En estos últimos cuatro años, la bodega ha pasado de facturar apenas tres millones de euros a tratar de llegar a los trece millones en este ejercicio. Multiplicar por cuatro el volumen de negocio en tan poco tiempo es todo un éxito que se asienta sobre varias patas: la gestión y la tradición.

En primer lugar el saber hacer de los nuevos propietarios, liderados por el grupo inversor Angels Capital y por el director general que a la vez es accionista y tipo comprometido hasta la médula con el proyecto, Eloy Bautista.

Formado en la gestión de empresas y natural de Ocaña (Toledo), llegó al mundo del vino casi por accidente. Jocosamente recuerda que tratando de venderle automóviles al grupo vinícola Félix Solís terminó siendo él el que recibió una oferta que no pudo rechazar… Ahí se lanzó su carrera, siempre en la rama internacional, pasando más tarde a García Carrión y a proyectos independientes hasta llegar a Torre Oria.

Bautista es una persona que cree en lo que hace. Busca elaborar vinos sin literatura, que se defiendan solos en la copa del consumidor. Al fin y al cabo es él quien va a ponerle precio en el momento en que repita las compras del mismo vino o cava.

“El secreto está en una buena materia prima y en ser eficientes en todo el proceso de elaboración y comercialización”, dice, y el resultado será algo bueno y a buen precio.

La otra pata del banco es el poder de la marca y de la tradición que se apoya en más de un siglo de andadura. La familia Oria de Rueda fundó la bodega en 1897, pero es en los ochenta del siglo XX cuando comienza la historia contemporánea que se relanza con la elaboración de cava.
Una deuda con Torre Oria

Los propietarios de Torre Oria del año 1993 ganaron un largo y costoso pleito en el Tribunal Supremo a través del cual se les va a permitir seguir haciendo lo que llevaban años haciendo: cava.

La legislación del momento había dejado fuera de la denominación Cava a todos los elaboradores de fuera del Penedés catalán y Torre Oria peleó por sus derechos históricos… hasta ganar. Gracias a ello, hoy en Requena se producen casi siete millones de botellas con DOP Cava, aportando un gran valor añadido a la comarca.
En realidad, no solo deberían estar agradecidas a Torre Oria las bodegas actuales del Cava de Requena sino las de otros lugares de España que, a través de la vía abierta por esta bodega, lograron estar dentro del Cava. Son algunos municipios de Extremadura, La Rioja y Aragón.

Desde sus primeros cavas en Torre Oria apostaron por un camino diferente al del Penedés, obviando las variedades Xarello y Parellada que en Requena no eran tradicionales y centrándose primero en la Macabeo y poco después en su coupage con la potente Chardonnay de origen francés que tan bien se ha adaptado a los suelos mesetarios de la plana de Requena.

Torre Oria tiene contratos de larga duración con los agricultores de la zona para asegurarse la uva necesaria para la elaboración del vino base. “Es un agricultor muy concienciado con el cuándo hay que vendimiar y cómo”, señala Bautista, ya que el valor añadido de los vinos espumosos parten de una vendimia temprana que lleva la uva a los lagares sin llegar a su maduración óptima para un vino convencional.

Acostumbrados los agricultores a producir por kilo y grado, vendimiar temprano es un sacrilegio en peso y graduación… O al menos lo fue hasta que han visto que el cava precisa este tipo de viticultura y que los resultados económicos compensan.

Hoy de los 2,5 millones botellas de cava que vende Torre Oria, aproximadamente dos millones salen de nuestro país hacia el mercado norteamericano, Japón, Bélgica o Alemania. El resto va hacia el mercado nacional en el canal de la alimentación en su mayor parte, donde se ha convertido en una referencia en calidad precio, que no en precio ya que no es de los más baratos, ni nunca lo pretendieron en la casa.

Torre Oria y Marqués de Requena

Con el resto de los vinos, la proporción es similar, con la particularidad de que los etiquetan con tres denominaciones diferentes gracias a la particularidad de Requena, que es el único de la Comunitat que disfruta de Cava, DOP Valencia y DO Utiel-Requena.

Eso le da versatilidad a la hora de elaborar y le abre mercados en los que cada marca es más fuerte o conocida.

La bodega hace vinos de encargo para otras marcas, pero las dos suyas de referencia son Torre Oria y Marqués de Requena, cada una con un tipo de vinos y de elaboración porque van destinadas a públicos y mercados un poco diferentes.

Entre los tintos destaca el Torre Oria Niche, con el que lograron la Gran Medalla de Oro en la Berliner, un certamen en el que apenas otras tres bodegas lograron ese preciado metal.

Las variedades que manejan son las autóctonas de la zona como la Bobal para los tintos y la Macabeo y Moscatel para los blancos, pero eso no les impide buscar los gustos internacionales con Merlot, Cabernet, Shiraz o Tempranillos.

En definitiva, una amplia gama de vinos para adaptarse a todos los gustos, pero siempre buscando un precio muy competitivo.

Comparte: Torre Oria, los vinos y cavas más internacionales de Requena