El grupo político Vecinos por Ayora, mediante la grafitera Barbitukills, realiza un mural en su sede por los derechos LGTBIQ+
Leer más
El PRyA denuncia que la piscina de Roma continúa cerrada
Leer más
El Plan Resistir Plus se abre a todas las empresas
Leer más

La Guardia Civil baraja varias hipótesis y los familiares de la difunta sospechan que la sepultura fue dañada en un macabro ritual

Fuente lasprovincias.es/Javier Martínez | Valencia.

Foto: Entrada del cementerio municipal de Requena. :: Javier Poveda
12 junio 2014
00:02

La Guardia Civil de Requena investiga la profanación del cadáver de una anciana en el cementerio de la localidad después de que alguien rompiera el nicho y dejara el ataúd al descubierto. La violación de la sepultura causó una gran conmoción entre los familiares y amigos de la difunta.

Los parientes no tienen ninguna explicación sobre los macabros hechos, aunque sospechan que la tumba pudo ser profanada de madrugada durante una ceremonia ritual. «A mi abuela la enterramos sin ninguna joya. Tenía algunos dientes de oro, pero la pobre era muy mayor y se le cayeron. La Guardia Civil nos ha dicho que no cree que hayan sido unos ladrones de joyas», asegura un nieto de Mari Carmen J. H., la mujer fallecida y enterrada en el nicho profanado.

Tras descartar esta línea de investigación, la familia cree que una secta podría estar detrás de la violación de la sepultura. Los daños en el nicho fueron descubiertos dos meses después del fallecimiento de la anciana. Un equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Requena realizó una minuciosa inspección en la tumba en busca de huellas de los profanadores. Sin embargo, los familiares no son muy optimistas sobre el avance de estas investigaciones, porque muchos de ellos tocaron el ataúd el día del funeral.

La Guardia Civil mantiene abiertas varias hipótesis. Una de ellas es que el individuo o los individuos que rompieron la parte frontal del nicho, cuyos trozos de escayola fueron hallados en el suelo, se asustaron por causas que se desconocen y huyeron antes de sacar el cadáver del ataúd.

Mari Carmen J. H. falleció por causas naturales en su domicilio de la calle Somera en Requena tras una larga enfermedad. Madre de 11 hijos, dos de los cuales murieron al poco tiempo de nacer, la mujer sacó adelante a su familia con grandes dificultades después de enviudar. Al entierro acudieron un gran número de personas y amigos. «Mi abuela no tenía enemigos. Era una persona muy querida. La profanación no ha sido por una venganza personal ni nada por el estilo», sostiene el familiar.

Otros cadáveres profanados

El cementerio de Requena ha sido escenario de rituales de sectas y varios actos vandálicos en los últimos 20 años. Fuentes municipales señalaron que el enterrador descubrió hace un tiempo varias velas y una botella vacía de cava en la puerta del camposanto. Sin embargo, la profanación de otro cadáver causó un gran revuelo por las circunstancias que rodearon este caso. El ataúd fue colocado de forma vertical con el cuerpo de un guardia civil, cuya familia es muy querida en Requena, que había fallecido dos meses antes.

Además, los individuos que entraron en el cementerio realizaron un ritual y colocaron varias velas que formaban una figura parecida a un pentágono o una estrella de cinco puntas junto a uno de los nichos que rompieron. Las sospechas de la Guardia Civil se centraron entonces en una secta satánica con cierta implantación en Requena y Utiel, y también en un grupo de prostitutas que realizaba extraños rituales con velas en el área de servicio de El Rebollar, pero no se produjeron detenciones por falta de pruebas.

Las mismas fuentes municipales señalaron que otras dos tumbas fueron profanadas en el camposanto de Requena, concretamente los nichos donde enterraron a un albañil y un mujer que había fallecido en un accidente de tráfico. Las investigaciones de la Guardia Civil de Requena no relacionan ninguno de estos casos antiguos con la violación de la sepultura de Mari Carmen J. H., pero tampoco descartan la implicación de una secta en los últimos daños descubiertos en el cementerio.

Comparte: Se investiga la profanación de un cadáver en el cementerio de Requena