El Ayuntamiento de Utiel acondiciona el Polideportivo Municipal de cara al periodo estival
Leer más
Este año los agricultores tendrán una dotación de riego de apoyo de 450 m3/hectárea
Leer más
La pandemia impide las celebraciones en honor de San Isidro Labrador en numerosas localidades del interior
Leer más

Luis Ibáñez

La superficie de viñedo inscrita en el consejo regulador de la denominación de origen protegida Utiel-Requena registra una importante reducción según los datos que recoge la memoria de 2013 de este organismo. Concretamente en 1993 había registradas 41.935 hectáreas –la cifra más alta de los últimos 26 años-, mientras que, en 2013 la superficie se había reducido hasta las 34.291 hectáreas.

La reducción de la superficie de viñedo en Utiel-Requena se debe a varios factores; pero principalmente a los planes de abandono definitivo del viñedo aprobados por la Unión Europea. También ha tenido que ver la falta de relevo generacional que ha provocado el envejecimiento de la población activa dedicada al cultivo de la vid y las campañas en las que los precios pagados por las uvas y por los vinos no permitían, ni siquiera, cubrir los costes de producción.

La mayor reducción de la superficie vitícola la ha acusado la variedad autóctona de uva Bobal que de las 37.586 hectáreas que se cultivaban en 1991 se ha pasado a las 25.369 registradas en 2013. La reducción de la superficie de esta variedad no solo se debe a los motivos expuestos anteriormente para el conjunto de variedades cultivadas en la zona; pues también han tenido que ver los planes de reestructuración y reconversión del viñedo que se han puesto en marcha en los últimos 25 años que han inducido a los viticultores a diversificar las variedades de uvas cultivadas en sus explotaciones.

Otro factor que ha contribuido a que los agricultores hayan optado por replantar viñedos que antes se cultivaban con la Bobal, con otras variedades, es porque la variedad autóctona es muy sensible a las bajas temperaturas hasta el punto que , las frías madrugadas que algunos años se registran en el mes de mayo provocan daños considerables por la denominada Marchitez Fisiológica como ha ocurrido este año. También cabe tener en cuenta que, desde que el municipio de Requena fue incluido en la denominación del Cava, muchos agricultores de este municipio han cambiado la Bobal por variedades aptas para la elaboración de la bebida espumosa como es el caso de la Macabeo.

Por cierto que, principalmente por el motivo expuesto, la variedad Macabeo también registra un crecimiento significativo en el número de hectáreas destinada al cultivo de la misma convirtiéndose en la tercera variedad por superficie ocupada. Así en 1987 había registradas 79 hectáreas, mientras que, en 2013, la superficie había crecido hasta las 2.098 hectáreas.

En cuanto a la variedad Planta Nova, la otra variedad autóctona de Utiel-Requena registra una reducción desde las 877 hectáreas registradas en 1988, hasta las 413 que quedaban en 2013.

La Garnacha y la Cabernet Sauvignón también son variedades que han incrementado su implantación en la zona en los últimos años y aparecen variedades como la Sauvignón Blanc y la Pinot Noir.

Comparte: Se han perdido 7000 hectáreas de viñedo en 20 años