La banda juvenil de Jalance celebrará su audición de fin de curso este sábado 26 de junio
Leer más
La nueva normativa de las mascarillas: no serán obligatorias en el exterior si hay al menos 1,5 metros de distancia
Leer más
Sucesión 2019 Cabernet Sauvignon y Caprasia Crianza Bobal 2018 nuevos vinos DO Utiel Requena 2021
Leer más

Fuente y foto EUROPA PRESS –

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana ha condenado a la Conselleria de Sanidad a pagar más de 125.930 euros a la madre de Antonio, un menor de 16 años con una parálisis cerebral que falleció en el Hospital de Requena (Valencia) de una perforación gástrica como consecuencia de «la absoluta falta de asistencia médica» ya que no le practicaron pruebas hasta ocho horas después del ingreso.

Así, lo han señalado en rueda de prensa la defensora del Paciente, Carmen Fores, y la madre Josefa Martínez, acompañados del letrado que ha llevado el caso, Javier Bruna, para reclamar que además de la indemnización la Conselleria «inhabilite» a los profesionales sanitarios que «le dejaron morir de dolor en los brazos de su madre pensando que exageraba».

De este modo, la sección segunda de la sala de lo contencioso-administrativo del TSJ ha estimado parcialmente el recurso interpuesto por la madre contra la resolución de la Conselleria de Sanidad la cantidad «miserable» de 24.000 euros que le concedió como si fuera «una misericordia», ha reprochado el letrado.

En esta resolución administrativa, siguiendo el informe del médico inspector, asume que «no se tuvieron en cuenta los antecedentes quirúrgicos del paciente para extremar precauciones, más aún al estar afecto de un síndrome que implica, entre otras cosas, una exploración especialmente dificultosa y poco esclarecedora».

Además, reconoce que «no se habría diagnosticado el motivo de la urgencia hasta que se practicaron pruebas unas ochos horas después del ingreso cuando la sintomatología era de manifiesta gravedad y con escaso margen de actuación». Asimismo, la inspección médica denunció la desaparición de la documentación clínica correspondiente al periodo comprometido entre la noche del ingreso hospitalario y la intervención.

La madre ha rememorado que fue «horroroso lo que pasó» su hijo, que sufría una minusvalía del 78 por ciento por tetraparesia por parálisis cerebral, hasta que murió ya que «se retorcía de dolor hasta el punto de doblarse del todo y le cogía la bata a los médicos mirándoles para pedir ayuda y no le hicieron caso».

Josefa, en su escrito, relató que el miércoles 10 de febrero de 2005 llevó a su hijo al Centro de Salud de Ayora (Valencia) después de que se quejase del estómago y no cenara, donde su médico le diagnosticó una gastroenteritis. Sin embargo, durante es día continuó devolviendo y quejándose del estómago.

Al día siguiente, como no mejoraba, volvió al ambulatorio donde otro médico «sin exploración alguna» le recitó ‘Primperan’, pero como seguía sin mejorar volvió al médico de guardia, que le volvió a decir que era gastroenteritis. Sin embargo, sobre las 23.00 horas, ha rememorado la madre, tuvieron que volver a llamar al médico de guardia que finalmente le hizo un volante para llamar a la ambulancia para ir a Urgencia al Hospital de Requena.

EXAGERACIÓN DEL DOLOR

Allí, les pasaron al box de Urgencia donde les contó que su hijo, que ya gritaba de dolor, ya había tenido problemas de estómago y les entregó su historial médico. Además, según denunció, los médicos le espetaron: «que en niños de estas características podrían exagerar más el dolor que tenían».

Sobre las 8:00 horas ya del 12 de febrero la madre cogió su mano y notó que estaba «un poco frío» y los médicos intentaron sacarle sangre, le pusieron un antibiótico, le hicieron un electro y le pusieron un gotero y lo sondaron. Posteriormente, según los hechos denunciados y recordados por la madre en la rueda de prensa, acudió un cirujano para operarle aunque le avisó de que el niño estaba «muy mal» y que «había muy pocas posibilidades». Unos 45 minutos después le comunicó que había tenido un paro cardíaco. Transcurrido un tiempo le confirmó, ha señalado, que «estaba muy mal y era muy difícil que sobreviviera».

La defensora del Paciente, Carmen Flores, ha señalado que «ni un perro merece pasar por esta desatención y sufrimiento» ya que «no le hicieron la ecografía hasta que parcialmente estaba muerto». Además, ha advertido de los peligros que supone los recortes y las listas de espera. De hecho, ha informado de que su asociación lleva hasta 150 casos en la Comunitat Valenciana.

Comparte: Sanidad condenada a pagar por la muerte de un niño en el Hospital de Requena