El Dpto. de Salud de Requena se mantiene en Zona de Riesgo Bajo
Leer más
El Consorcio Valencia Interior ha aprobado el presupuesto de más de 21 millones de euros para gestionar residuos
Leer más
Se abre el plazo para la "Devolución del Gasoil – Facturas 2020" para agricultores y ganaderos
Leer más

Requena (03/11/17). Aymara Carrascosa-The Pink World from Requena

El fin de semana pasado se destapaba la noticia de un incipiente romance. César Alierta e Isabel Sartorius están enamorados, lo que les convertía en la nueva pareja de moda entre la jet madrileña.

El día que Alierta abandonaba el Consejo de Administración Telefónica comentaba que iba a centrar su tiempo en proyectos sociales. Y veinte días después el altruismo le unió a Isabel en un avión con destino a Abuya, capital de Nigeria.

Los dos se desplazaban hasta el país africano como integrantes de la Fundación Profuturo, junto a un pequeño grupo de personas del mismo equipo. Él, en calidad de presidente y ella, como ayudante de la dirección, trabajo que desarrolla desde abril de este año y que compagina con su gabinete ‘online’ de ‘coaching’ emocional.

Esta escapada por motivos de trabajo les cambió la vida y al parecer les había devuelto la ilusión. Sobre todo a el que quedó viudo en 2015, después de varias décadas de matrimonio. «Isabel ha contribuido mucho para que César recupere un poco de la alegría que había perdido»… comentan personas cercanas.

Pero cuando creíamos que el amor triunfaría la revista del saludo publicaba un desmentido oficial (es oficial porque se publica en ¡Hola!). Al mismo tiempo que Sartorius hacia las primeras declaraciones de “nos estamos conociendo… poco a poco…” en otros medios. El expresidente de Telefónica cortaba la historia de raíz.

«Crónica de una historia inacabada», así lo titula ¡Hola! a doble página. Según la revista Cesar e Isabel se habrían dado un tiempo de espera y reflexión, después de que se hiciera pública su amistad. La revista afirma que «todavía es pronto para hablar de noviazgo». Pero nos confirma cenas juntos, paseos por Madrid, plazas contiguas en aviones… y que incluso han sido vistos «cogidos del brazo en el banco de un parque».

Este «pseudocomunicado» parece haber sido dictado a una secretaria: «Querían discreción y tiempo, querían saber hasta dónde podría llevarles su profunda amistad, pero no fue posible»…y añade: «Nuestras fuentes apuntan a que la visibilidad de su amistad habría alterado la situación».

Dicen que Alierta, acostumbrado a las páginas salmón, no quiere ni oír hablar de las de color rosa. No quiere convertirse en el nuevo Miguel Boyer. Y tal vez debido a la fragilidad emocional de Isabel su “no-novia”, no hay cierre definitivo a una posible relación. «Habrá más viajes en el futuro, y seguramente más cenas. Son amigos y se tienen gran aprecio, pero ahora es tiempo de espera y reflexión. Un momento de incertidumbre que puede dar lugar o no a otro paso en la relación, en una historia inacabada«.

Así pues no sabemos si esto pone luz u oscuridad a un romance que tenía todos los ingredientes para cuajar.

Comparte: Del Salmón al Rosa