El Ayuntamiento de Utiel acondiciona el Polideportivo Municipal de cara al periodo estival
Leer más
Este año los agricultores tendrán una dotación de riego de apoyo de 450 m3/hectárea
Leer más
La pandemia impide las celebraciones en honor de San Isidro Labrador en numerosas localidades del interior
Leer más

El presente artículo viene en relación al escrito que un usuario anónimo envió para que fuera publicado en una conocida web de información local, el cual pidió expresamente al responsable de dicha página que no se desvelara su nombre. Artículo que se puede leer  en el siguiente enlace: http://requena.revistalocal.es/mi-desastrosa-experiencia-en-la-piscina-verde-de-requena/

Puede ser que algunos de los aspectos mencionados sean ciertos, pero venimos a desmentir algunas de las críticas realizadas acerca de nosotros, los SOCORRISTAS de la Piscina Municipal de Requena, pues éste, está escrito en nombre de todos y cada uno de nosotros, sin escudarnos en ningún anonimato.

Esta persona parece ser que conoce las obligaciones de todos los trabajadores de la piscina, pero curiosamente es posible que él/ella no sepa que NO ES LEGAL tomar fotografías ajenas sin el consentimiento de las personas involucradas y, mucho menos, publicarlas libremente en la web. Actualmente esa foto ha sido suprimida del artículo a petición de los implicados, ya que lo narrado evidenciaba una situación que para nada se correspondía con la realidad.

Los socorristas de la Piscina Municipal de Requena queremos desmentir y poder aclarar los hechos narrados en el escrito:

  • En primer lugar, se dice que los socorristas están de tertulia en una mesa desde las 13 horas hasta las 16 horas, momento en el que según él/ella habían unos 15 niños bañándose sin “vigilancia”.

Invitamos a cualquier persona a visitar la piscina a las 13 horas y hacer un recuento de la gente que hay en el agua. Esa hora es prácticamente la más concurrida de la mañana y de ahí viene la primera mentira: es cierto que los socorristas nos sentamos en una mesa para comer, pues como cualquier ser humano, nosotros también necesitamos comer. Nos sentamos a comer, sí, pero desde la posición en la que lo hacemos tenemos total visibilidad en ambas piscinas, pues 3 socorristas es suficiente para controlar los “15 niños” que se encuentran dentro del agua.

Para no tener ángulos muertos siempre pedimos a la gente que se bañe en la zona que queda dentro de nuestro campo de visión y, por supuesto, no estamos 3 horas “comiendo”.

  • Él/la autor/a también debe ser que entiende bastante sobre salvamento y socorrismo pues según él/ella el socorrista debe de permanecer en “su sitio” durante la jornada laboral. Nos preguntamos a que sitio se referirá… ¿Serán las sillas rojas que cada mañana colocamos en los mismos sitios? Si es así, queremos que se sepa que esas sillas se colocan en esos lugares porque así se desea, pudiéndolas colocar en cualquier otro punto de las piscinas donde se tenga total visibilidad de las mismas.

Por tanto, si la silla se mueve 2 metro de “su sitio“ pero se sigue teniendo total visibilidad y el socorrista se sienta en ella, ¿el socorrista ya no está permaneciendo en “su sitio” aún teniendo total visibilidad de la piscina?

Queremos que la gente reflexione sobre ese tema, pues es algo que muchas personas desconocen y critican desde el desconocimiento.

  • El tercer y último punto viene en relación al anterior, donde él/la autor/a cita que los socorritas han estado más tiempo “de paseo” que en “su sitio”.

“El sitio del socorrista” del que se habla suponemos que se refiere a nuestro puesto físico de trabajo. Queremos dar a conocer a esta persona, que no existe ningún “sitio” o punto fijo de trabajo para un socorrista, que el puesto del socorrista  puede ser  cualquiera desde el que se tenga total visibilidad y control de los usuarios que se encuentren dentro del vaso. Así pues, el socorrista puede estar de pie o sentado siempre que cumpla con lo mencionado anteriormente. Incluso esos             “paseos” permiten tener más contacto con los usuarios de la piscina y poder  interactuar con ellos de una manera más cercana.

Es más, permanecer durante una jornada laboral de 8 horas sentado en una silla bajo  el sol y a una media de uno 30 Grados Centígrados provoca monotonía, cansancio,  sueño y pérdida de concentración. Por ello, en estos puestos de trabajo siempre se   recomienda que se realice un cambio de posición de vigilancia para mantenerse  concentrado y activo; como bien indica el documento de prevención de Riesgos Laborales facilitado por el M.I Ayuntamiento de Requena.

En conclusión a todo lo comentado queremos señalar que és muy posible que tengamos nuestros fallos, pues como personas que somos no somos perfectos. Aunque siempre intentamos hacer bien nuestro trabajo es posible que algunos detalles se nos escapen.

Por ello aprovechando que nos veíamos obligados a redactar estas líneas para aclarar todo lo que se ha citado en el artículo en cuestión, en nombre de todos nosotros queremos pedir disculpas si alguna vez hemos hecho mal nuestro trabajo, pues no ha sido nunca nuestra intención.

Creemos que el escribir artículos anónimos en internet sin motivos justificados no mejora nada nuestro servicio. Consideramos que es más lógico el diálogo y la comunicación,  es  por ello que quedamos a disposición de cualquier tipo de sugerencia que los usuarios quieran hacernos. Es la única forma de intentar mejorar entre todos.

Queremos dejar constancia de que:

Estas palabras NO van dirigidas a todos usuarios de la Piscina Municipal de Requena, sino a ciertas personas que en vez de ir a disfrutar, van a criticar la labor de los demás, siendo desconocedores del protocolo y obligaciones requeridas para el buen desarrollo de la trabajo.

La redacción de este artículo se ha llevado a cabo por todos y cada uno de los socorristas de la Piscina Municipal de Requena con el consentimiento y aprobación del M.I Ayuntamiento de Requena.

Firmado:

Javier Atienza, Cristian García, Jaime Sevilla, David Arona, David Ortega, David Cócera, Pablo Gómez, Daniel García, Diego Gómez, Ivan Pérez.

Comparte: Respuesta de los socorristas de la Piscina Municipal