El PRyA lamenta el retraso en el pago de las subvenciones a los sectores de la hostelería y los locales  de ocio
Leer más
Alerta por mensajes falsos de vacunación
Leer más
La bajada de temperaturas amenazan a los viñedos
Leer más

Requena(27/07/18)

Los Ayuntamientos tienen nuevos retos en materia de gestión de Residuos. Así dentro del Horizonte Europeo 2020, se enmarca el objetivo de reciclar el 50% de los residuos generados en los domicilios. Para poder lograr estas directrices europeas, se debe implantar un nuevo sistema de separación de la fracción orgánica o biorresiduo. El Ayuntamiento de Requena  tiene por tanto gran interés en probar y testear diferentes soluciones, antes de implantar la recogida separada de la fracción orgánica de manera definitiva, que deberá tener a medio-largo plazo.

En la Aldea del Rebollar se está desarrollando,  durante todo este mes de julio, una interesante actividad piloto relacionada con el medio ambiente, el compostaje comunitario y en torno a la economía circular. La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Requena, en colaboración con la empresa LEANpio, instaló un compostador automático Big Hanna en El Rebollar.

Se trata de una iniciativa que tiene como objeto valorizar, mediante la transformación acelerada e “in situ”, los residuos orgánicos en compost. De este modo, los vecinos de la zona conocerán de primera mano en qué consiste el proceso de compostaje y sus beneficios para el medio ambiente y su propia comunidad. Este proyecto supone también un gran paso hacia el cumplimiento de las nuevas  directrices europeas en materia de gestión de residuos y reciclaje (Objetivo 2020).

El Ayuntamiento de Requena ha elegido a El Rebollar  como representantes de esta “prueba pionera a nivel municipal y provincial”. Así, ellos tendrán la oportunidad de probar la herramienta como solución a la recogida del residuo orgánico, pudiendo ser replicable en aldeas con población superior a los 100 habitantes. Los vecinos del Rebollar pudieron disfrutar de unas jornadas de formación sobre la importancia de este proceso de compostaje y sus implicaciones en el nuevo modelo de economía circular, que es uno de los grandes retos a los que se enfrenta la Unión Europea.

Este compostador es una solución cómoda y eficaz para los habitantes de núcleos urbanos que, como el de El Rebollar, quieren sumarse al compostaje comunitario y convertir sus residuos orgánicos en compost libre de agentes químicos. Un compost que puede reutilizarse como abono en los cultivos, jardines y plantaciones de la propia zona.

El compostaje “in situ” – a diferencia del contenedor marrón – implica una mayor reducción de emisiones de CO2, pues no se precisa de maquinaria para recoger los residuos, ni se necesita transportar esos residuos a plantas de reciclado para su posterior tratamiento. Además, se genera valioso compost en el que no se ha realizado ningún proceso químico ni contaminante.

Los materiales y recursos de la tierra vuelven a formar parte de ella en un ciclo continuo de reutilización, que es la base de la economía circular. La implicación de la ciudadanía en estos nuevos hábitos es clave para que la experiencia sea exitosa y poco a poco seamos más sostenibles con el medio que nos rodea.

La tecnico de Ayto de Requena, Mónica Cuenca y el alcalde, Mário Sanchez, nos explican en que cosniste el proyecto

Comparte: Requena presenta la prueba piloto de Biorresiduo realizada en El Rebollar