Sanidad plantea abrir solo las instalaciones deportivas al aire libre y mantener cerradas las de interior
Leer más
AVA-ASAJA prevé que la agricultura valenciana perderá 90 millones con la PAC 2023-27 propuesta
Leer más
Este martes se celebró la primera reunión de los portavoces de la Plataforma Pueblos con el Tren, de la que forma parte Camporrobles
Leer más

Requena ,10 enero 2017

Fuente: www.sevi.net y La Semana Vitivinícola /Por Vicent Escamilla

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) presentó el pasado 4 de diciembre su tradicional balance anual agrario correspondiente a 2016 y en él señala a los precios a los que se paga la uva a los viticultores y a la yesca de la vid como “los principales problemas a los que se enfrentan los viticultores valencianos”.

No obstante, el informe anual de la entidad recoge que la creciente apuesta por el embotellado de vinos de calidad en la C. Valenciana, junto con el empuje que han registrado las exportaciones vitivinícolas hacia países terceros “han contribuido, si bien de manera insuficiente, a animar las cotizaciones en origen”.

En cuanto a la yesca, AVA alerta de que continúa su expansión por el viñedo de la C. Valenciana, hasta el punto de que en algunas zonas esta enfermedad de la vid, contra la que actualmente no existe ningún tratamiento autorizado eficaz, afecta ya hasta al 20% de las cepas.

Como nota positiva, en uva para vinificación, la organización que preside Cristóbal Aguado, destaca la recuperación de la producción en 2016, especialmente en la comarca de Utiel-Requena. Las lluvias de la primavera pasada, que coincidieron con el momento de brotación de los racimos, unidas a una ausencia total de plagas han permitido a los viticultores obtener entre un 10 y un 15% más de producción respecto a la vendimia de 2015.

A nivel general, el del vino sería uno de los sectores agrarios que han ido “regular” en uno de los años agrarios “más nefastos de la última década en la Comunitat Valenciana”, marcado por las inclemencias meteorológicas llamadas sequía, pedrisco y gota fría. El año hidrológico (1 de octubre de 2015 a 30 de septiembre de 2016) fue el segundo más seco en medio siglo, con un déficit global de lluvias un 40% superior a la media histórica. Además, las tormentas con piedra a lo largo de verano y otoño fueron especialmente dañinas en puntos determinados de La Ribera Alta, La Ribera Baixa, La Safor y Utiel-Requena.

Tras la sequía, en noviembre y diciembre llegaron lluvias torrenciales, en lo que está considerado como el peor episodio de gota fría  de los últimos 30 años y que afectó, entre otros cultivos, a la uva de mesa en una fase crítica de la campaña.

Según los cálculos de AVA, la gota fría de diciembre, las lluvias de noviembre y el pedrisco causaron pérdidas globales en la agricultura de la C. Valenciana de alrededor de 355 millones de euros. La sequía dejó unos daños de 245 millones de euros, con lo que 2016 deja un “demoledor balance de pérdidas ocasionadas por el clima de más de 600 millones de euros”.

El balance AVA también analiza la situación del olivar, que ha visto “diezmada” la de aceite un 40% en comparación con un aforo medio a causa de la sequía y la gota fría. “Por tanto, los olivicultores valencianos no han podido aprovechar las cotizaciones al alza del mercado internacional, porque no han tenido suficiente cosecha para vender y la rentabilidad ha sido negativa en líneas generales”. La organización agraria destacó, además, que este año la Xylella fastidiosa ha entrado “de manera oficial” en España, tras ser localizada en un centro de jardinería de Mallorca.

Comparte: El precio de la uva y la yesca principales problemas del viticultor