Coviñas logra la máxima puntuación en las certificaciones BRC e IFS
Leer más
AVA-ASAJA y LA UNIÓ retoman las movilizaciones y convocan una manifestación conjunta el 21 de junio ante la Conselleria de Agricultura
Leer más
Vuelve el Circuito Starlight Tierra Bobal de julio a septiembre
Leer más
  • El pedrisco caído ayer en Requena, acaba por rematar la desastrosa campaña de vendimia, que ya venía muy afectada por la sequía y los precios
  • COAG pide a la AICA que actúe de oficio ante los precios por debajo de costes presentados por las grandes bodegas de referencia.
  • Una caída de la producción de entre el 20 y 40% por sequía y unos costes de producción al alza no justifican las tablas de precios presentadas
  • La Tormenta también afecta gravemente a los cultivos de cítricos y hortícolas en la comarca de Camp de Turia

Valencia, 18 de septiembre de 2023. CCPV COAG

La Tormenta de pedrisco caída ayer en la zona de Requena, ha rematado la desastrosa cosecha de uva de vinificación para esta campaña.

La zona afectada, que está sobre las 4.000 Has, se centra entre las pedanías de Requena de Los Isidros, Los Duques, Campo Arcís y La Portera, y donde se estima que sobre 1000 Has pueden tener el hasta el 100% de pérdida de cosecha.

La tormenta ha sido tan fuerte, que en muchos casos ha producido daños en las propias cepas, destruyendo las yemas que tienen que dar la madera para la cosecha del próximo año. Esto, junto a la debilidad que vienen arrastrando los viñedos esta campaña por la brutal sequía padecida, hace peligrar la cosecha de la próxima campaña.

La Tormenta, en forma de piedra y viento, también ha afectado gravemente a la comarca de Camp de Turia, principalmente en las localidades de Vilamarxant, Pobla de Vallbona, Benissano y Benaguasil, produciendo graves daños en los cultivos cítricos y hortícolas

PRECIOS – LEY DE LA CADENA AGROALIMENTARIA

Por otra parte, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha pedido a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) que actúe de oficio y realice una campaña exhaustiva de inspecciones sobre los contratos de compra-venta de uva de vinificación presentados por las grandes bodegas de referencia.

Obviando la incuestionable subida de los costes de producción para el viticultor y la reducción de cosecha prevista, (la más baja de los últimos 10 años tal y como se observa en gráfico), los precios de la uva ofertados se sitúan claramente por debajo de los costes, incumpliendo la Ley de mejora de la Cadena Alimentaria. Dependiendo de la zona y la variedad de uva, los precios presentados recogen bajadas de hasta un 30% respecto a 2022.

Con estas cotizaciones, según los cálculos realizados por los Servicios Técnicos de COAG, un viticultor tipo perdería de media en torno a los 1.200€ por Ha. Los costes de producción se elevan a 0,52€/kg, muy por encima de los precios presentados, que son de 0,36€/kg para tinta tempranillo. 

“Es intolerable que las grandes bodegas se salten a la torera la ley y obliguen a los agricultores a vendimiar a pérdidas. No vamos a consentir ni que haya viticultores que no tengan donde entregar sus uvas, ni que a otros les obliguen a firmar contratos a sabiendas de que sus costes de producción no se cubren con los precios ofertados. Sacar adelante uvas de calidad no se puede hacer a cualquier precio”, ha subrayado el responsable del sector vitivinícola de COAG, Joaquín Vizcaino.

COAG ha habilitado en su portal web un buzón digital de denuncias sobre posibles incumplimientos de la Ley de la Cadena Alimentaria. De esta manera, cualquier agricultor/a puede ponerse en contacto con los expertos jurídicos de COAG para trasladarles la potencial infracción. El equipo técnico de esta organización estudiará cada caso y, si observan indicios suficientes, tramitará en tiempo y forma la denuncia correspondiente ante la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), lo que permitirá al afectado ampararse en el anonimato frente a la otra parte.

Comparte: El pedrisco acaba de rematar la desastrosa campaña de vendimia 2023, con pérdidas de hasta 1.200 euros por hectárea en la cosecha más corta y cara de la última década