¡Enhorabuena Kevin Koffi Illueca! Campeón del mundo de Kick Boxing
Leer más
Los albergues municipales de Utiel abrirán sus instalaciones a partir del 29 de octubre
Leer más
La Plaza de Toros de Utiel, objeto de debate
Leer más


Ni un solo día del año podemos olvidar la violencia de género. En este mismo momento, muchas mujeres están sufriendo diversas formas de violencia tanto en el hogar, en el trabajo o como en la esfera pública. Aunque las formas de coacción pueden ser variadas, el mensaje que transmite la violencia machista es el de dominación.

Nos siguen matando por el hecho de ser mujeres, y querer apropiarnos de nuestra propia vida y decidir por nosotras mismas qué hacer con ella, por buscar nuestra independencia, nuestra libertad.

La violencia de género afecta a millones de mujeres en todo el mundo. Forma parte de la vida cotidiana tanto en las sociedades, aparentemente modernas y democráticas como la española como en otras más empobrecidas. Porque es una violencia generalizada, que no hace distinción alguna, ni de la situación económica, ni del estatus social, ni de la edad. La violencia de género adopta múltiples formas: Violencia psicológica, violencia económica y patrimonial, violencia sexual, tráfico de mujeres y niñas, violencia física y en demasiadas veces, violencia asesina, que acaba con la vida de muchas mujeres.

La prevención y la sensibilización son fundamentales para conseguir la complicidad de la sociedad y del entorno de las víctimas y esto es imprescindible para que las mujeres puedan reunir las fuerzas suficientes para afrontar la denuncia de la violencia que sufren. Las Administraciones Públicas deben poner en marcha todos los recursos necesarios para proteger y apoyar su decisión.

Según el informe que elabora el Foro Económico Mundial, España ha retrocedido en los últimos años 14 puestos en el Índice de Igualdad de Género. Catorce puestos que se traducen en un record de pasos atrás. Cada día las mujeres españolas tienen más dificultades para tener un empleo, para hacer compatible su vida laboral y familiar, para acceder a la educación, a la sanidad, o a la atención social, para ejercer sus derechos sexuales y reproductivos, para incorporarse a espacios de participación y toma de decisiones.

Coincidimos con el manifiesto de la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres que si hay menos independencia, si hay más paro, si no se dispone de recursos, si hay miedo a la separación, si la mujer se tiene que quedar en casa, las denuncias descienden y aumenta la situación de vulnerabilidad. De ahí que sea imprescindible una dotación económica suficiente por parte de las diferentes administraciones, para desarrollar políticas de igualdad, sensibilización y educación.

La voluntad política se demuestra no sólo con el discurso, sino sobre todo, con el Apoyo Económico Real a la lucha por la igualdad y contra la violencia machista, pero por desgracia, lo que observamos es que esto no es una prioridad en las agendas de las personas que nos gobiernan. En estos dos últimos años los recortes en igualdad llegan al 47%; el presupuesto destinado a prevenir la violencia contra las mujeres se ha reducido en un 30% con respecto al año 2011 y en los tres Presupuestos elaborados por el gobierno del PP se ha recortado un 94% las políticas de fomento del empleo femenino.

En lo que llevamos de año 59 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o ex –parejas. Mujeres con hijos, con una familia, con ilusiones, con un proyecto de vida que ha sido segada por la persona que decía quererla.

Denunciamos la muerte de menores, de los hijos, asesinados por sus propios padres, sin duda para vengarse y matar de dolor a aquellas a las que no han podido controlar. ¿Cómo se puede llevar hasta ese extremo el afán de dominar.

Más de 30 menores se han quedado huérfanos por crímenes machistas. Ellos también son víctimas de maltrato como sus madres y necesitan mayor protección. Un maltratador no puede ser un buen padre. Debemos defender los derechos de los menores sin embargo se tiende a primar el derecho de los progenitores aún siendo estos maltratadores.

El machismo también mata a adolescentes, Alba Martí tenía solo 14 años cuando fue asesinada por su ex novio. En un año los procesos judiciales por violencia machista se han incrementado en un 30%. Entre los jóvenes se reproducen roles que se creían superados en los que el chico es el dominante y la chica adopta una actitud sumisa. El último estudio de la Evolución de la adolescencia española sobre igualdad y prevención de la violencia de género realizado por la Universidad Complutense de Madrid muestra que la situación ha empeorado y que las nuevas tecnologías mal utilizadas, son un elemento de control.

Solo a través de la educación de los más jóvenes se puede interrumpir la asunción de comportamientos machistas y romper la cadena de la violencia. Los expertos alertan de que la falta de educación afectiva y en igualdad en los colegios, más la falta de implicación social de las familias son la causa de que estos comportamientos y actitudes sexistas se perpetúen en el siglo XXI.

Sin embargo, a pesar de las dificultades, de los obstáculos que se nos ponen en el camino, nosotras junto con otras asociaciones y plataformas de mujeres vamos a seguir denunciando esta injusticia, porque las mujeres tenemos que seguir luchando por nuestros derechos día a día. No nos vamos a resignar, ni vamos a quedarnos de brazos cruzados viendo como los derechos y los avances que con tanto esfuerzo hemos conseguido, se nos arrebatan.

Para finalizar queremos expresar nuestra solidaridad a las familias de las mujeres asesinadas y a los menores que han pagado con su vida la sinrazón del machismo más atroz.

¡Ni una agresión, ni una muerte más!

Asociación Mujeres por Derecho de Requena.

25 DE NOVIEMBRE DE 2013

Comparte: No más violencia contra las mujeres