El Dpto. de Salud de Requena se mantiene en Zona de Riesgo Bajo
Leer más
El Consorcio Valencia Interior ha aprobado el presupuesto de más de 21 millones de euros para gestionar residuos
Leer más
Se abre el plazo para la "Devolución del Gasoil – Facturas 2020" para agricultores y ganaderos
Leer más

Requena (23/08/18) Redacción

Una vecina de la pedanía requenense de El Pontón, informó que en la tarde del miércoles fue encontrado entre la citada pedanía y la de El Azagador un ejemplar de, lo que según las fuentes consultadas, por Requena Revista Local, se trataría de una avispa asiática.

La ‘Vespa velutina’, también conocida como avispa asiática y también como avispa asesina. A este insecto se le atribuye la muerte de varias personas en nuestro país desde que fue detectada en la Península Ibérica hacia 2010.

En principio se ubicó en las comarcas del norte de España, y en poco tiempo se notó un notable descenso de la producción de miel.

Todo indica que esta especie invasora llegó desde Francia a través de Irún y no solo se ha asentado en zonas del litoral norte. El pasado mes de julio, agentes rurales de la Generalitat de Cataluña localizaron en un edificio histórico de la ciudad de Barcelona un nido de avispa asiática, aunque también se detectó en Navarra y Castilla y León; ahora parece que ha ido más al sur de la península.

La Vespa Velutina es una especie invasora proveniente de Asia, de la zona norte de India y de China, que además de alimentarse del resto de insectos que habitan los campos, como es común en la especie, también se alimenta de abejas, cuya carne utiliza para alimentar a las larvas. Así, su presencia atemoriza a los demás ejemplares de su especie, que no salen de su nido e incluso dejan de poner huevos. Y es que en Europa, esta especie de avispa tiene pocos depredadores.

Generalmente estos insectos atacan al humano para defender sus nidos y según los expertos, la única diferencia que habría, en caso de que la persona que sea picada no sea alérgica, entre el picotazo de una avispa común europea y una avispa asiática, es la cantidad de veneno que inyectan en cada picadura; es una especie más grande y por tanto la cantidad de veneno que introducen en el cuerpo es superior.

Este insecto se distingue de la avispa europea por su tamaño, ya que es ligeramente superior. La reina de la avispa velutina puede llegar a medir unos 3,5 centímetros de largo y la obrera suele medir unos 2,5 centímetros. Llama la atención también el color amarillo del extremo de sus patas y el negro de su abdomen, que contrasta con el color amarillo del cuarto segmento del animal.

Las avispas asiáticas suelen habitar en zonas húmedas y templadas y sus nidos a menudo los construyen en la cima de los árboles generalmente de buen tamaño. Esas construcciones son de forma esférica y su tamaño puede superar de un balón de baloncesto.

En algunos casos esta avispa  puede construir su nido en agujeros del suelo, protegiéndolo así de las inclemencias del tiempo.

También, aunque es menos frecuente, pueden construir su nido en edificios antiguos, o en matas de zarzas y helechos. Cada nido grande puede albergar hasta 2000 avispas, con unas ciento cincuenta fundadoras, que al año siguiente crearán al menos seis colmenas.

De momento sólo hay constancia de un ejemplar en la zona, aunque su presencia indica que puede haber más, por lo que no está de más extremar las precauciones y caso de localizar un nido lo más prudente sería ponerlo en conocimiento de las autoridades competentes.

Comparte: Localizan un ejemplar de avispa asiática en los alrededores de la pedanía requenense de el Pontón