Más de 300 tractores y 3.000 personas asisten al puerto de Valencia convocadas por las organizaciones agrarias y cooperativas de la CV
Leer más
La Junta Local Fallera suspende actos públicos del fin de semana
Leer más
“Alfileres. En mis venas he cosido tu inicial” obtiene el primer premio del XIX Certamen Internacional de Teatro Breve “Ciudad de Requena”
Leer más
  • Hoy, 30 de noviembre, se celebra el Día Internacional de la Lucha por los TCA, que sufren más de setenta millones de hombres y mujeres en todo el mundo.
  • Las personas enfermas denuncian, en muchos casos, el abandono de las instituciones.

Requena (30/11/23)- Proyecto Princesas

En la actualidad, en España, hay cerca de 400 000 personas con trastornos de alimentación. En Estados Unidos, la cifra asciende a treinta millones según datos de la NEDA (National Eating Disorder Association). A nivel mundial, se estima que más de setenta millones de personas sufren anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por atracón o cualquier otra modalidad de TCA. Además de las múltiples secuelas físicas, emocionales y conductuales que dejan en los enfermos, se trata del trastorno mental con mayor índice de suicidio.

Estas estadísticas son solo orientativas, ya que parte de la sintomatología propia de los TCA es que las personas rehúsen la ayuda profesional y un tratamiento especializado. Esta tendencia, sin embargo, está cambiando y cada vez son más quienes denuncian el abandono en el que se encuentran: largas listas de espera para poder ser hospitalizados, ingresos a kilómetros de distancia de sus viviendas…

Desde Proyecto Princesas, plataforma impulsada por activistas y profesionales de la salud, defienden que este sentimiento de vulnerabilidad que denuncian pacientes y familiares se debe a la falta de información, de visibilidad y, por supuesto, de recursos de calidad para una recuperación plena.

Firmes en su misión de aumentar la visibilidad y ofrecer ayuda, han organizado las II Jornadas por los TCA en Valencia en el espacio Fizz Hub, el sábado 2 de diciembre, con motivo del 30N, Día Internacional por la Lucha contra los TCA. Están destinadas a toda persona que desee conocer, concienciarse o adquirir herramientas contra los trastornos de alimentación. Se abordará esta problemática desde el ámbito de la psicología. En concreto, se pondrá el foco en las redes sociales, en el deporte y, con mayor hincapié, en la importancia de que las personas busquen ayuda, pero también de que los responsables políticos y sanitarios adopten medidas.

De hecho, el evento pretende congregar y servir de altavoz a quienes luchan por un cambio en la atención sanitaria a pacientes de TCA. Es el caso de Rafael Martínez, quien, desde hace más de un año, exige un aumento de las unidades especializadas en TCA mediante una recogida de firmas en la plataforma Change.org. En estas jornadas, hablará sobre la importancia de que las instituciones definan protocolos de prevención y pongan a disposición de la ciudadanía recursos suficientes.

«Mi hija Isabel murió hace doce meses. Durante dos años, peleó contra su enfermedad, anorexia nerviosa. A lo largo de ese tiempo, nos dimos cuenta de la falta de medios y de profesionales en toda el Área de Salud Mental, en especial para menores y adolescentes. Luchamos y recorrimos todos los centros posibles; los públicos, inexistentes, y los privados, desbordados. Listas de espera interminables… Pocos profesionales conocedores de la enfermedad. Muchos de ellos se limitaban a pesar al paciente y a recetar una pastilla tras otra. Isabel ingresó en la unidad de TCA del hospital de La Fe en Valencia, una de las pocas de España, con ¡once camas! Salió muy recuperada, pero, al derivarla a sus terapeutas, ahí empezó el infierno.»

En ese intento por visibilizar, las jornadas contarán con la música de Ángela Pozuelo García, que falleció hace un año tras una larga lucha por superar un TCA. A través de sus canciones, Ángela apostó por la necesidad de poner el foco en esta enfermedad mental y acabar con el estigma social asociado. Era consciente de que, precisamente, dicho estigma impedía a muchas personas buscar ayuda o tratamiento por miedo. También de que redundaba en la falta de comprensión y empatía de familiares, amigos, compañeros de trabajo… Algo que no hace, sino añadir más dificultad y dolor a un proceso ya de por sí terrible.

Como señala Pepa Paredes, psicóloga sanitaria y colaboradora de Proyecto Princesas: «Los TCA son una de las caras visibles de una sociedad que necesita sanar en muchos aspectos: hábitos, creencias, valores, autoconocimiento… Tomar conciencia de esta realidad no es solo responsabilidad de los profesionales, los afectados o sus familias. Hay una responsabilidad de todas las personas y, en este proyecto, vamos a seguir creando comunidad para que nos sintamos parte activa de ese cambio.»

Por su parte, Andrea Granados, fotógrafa y fundadora de Proyecto Princesas, sostiene: «Creemos que es necesario informar de forma adecuada y sacar los TCA de la clandestinidad, para mostrar la verdadera realidad de quienes lo padecen y, así, entender este trastorno. Es vital ofrecer este tipo de espacios no solo a las personas que sufren un TCA y a su entorno. Si queremos trabajar en la prevención de esta enfermedad, se ha de informar a toda la sociedad. Baste recordar que su prevalencia va en aumento y que cada vez aflora a edades más tempranas».

Comparte: II Jornadas por la lucha contra los trastornos de conducta alimentaria